fbpx

Psicología deportiva: Simplificar el golpe

En más de una ocasión nos hemos sentido abrumados por las indicaciones técnicas de los profesionales que nos ayudan a mejorar, por los “trucos” que recomiendan los gurús del deporte, por las técnicas que hemos leído en revistas… Toda esta información es muy útil para tenerla en cuenta en el campo de prácticas pero durante el juego, es mucho más importante la concentración en cada golpe.

El cerebro funciona mucho mejor cuanto menos cosas le hacemos pensar. Por eso es tan importante concentrarse en el mínimo de detalles cuando nos disponemos a golpear la bola. Si eliminamos la información sobrante, el cerebro centra su atención en el objetivo que le marquemos, lo que suele traducirse en un resultado mejor. Por tanto:

– ¿Es posible ejecutar un buen golpe sin pensar en la técnica del swing? Sí.

– ¿Cómo? Eliminando información sobrante de la mente y aumentando la concentración en el objetivo.
Si las indicaciones técnicas que hemos aprendido las hemos entrenado en el campo de prácticas, hay que confiar en que nuestro cerebro guarda esa información para cuando sea necesario. Por lo que cuando estamos jugando, debemos confiar más en la concentración en cada golpe que en la técnica. La técnica se pondrá en marcha automáticamente si estamos concentrados en objetivo marcado para el siguiente golpe.

Psicología deportiva: Simplificar el golpe
Cuando nos toca jugar, si queremos simplificar el golpe y dejar espacio suficiente a nuestra mente para aumentar la concentración, debemos centrarnos en 3 variables básicas que todo golfista tiene en cuenta pero que en ocasiones, no se les presta la atención necesaria:

1. Punto exacto dónde queremos enviar la bola.
2. Línea que debe seguir la bola.
3. Potencia del golpe.

Estos 3 puntos no contienen información técnica del swing, son instrucciones básicas que ayudan al cerebro a concentrarse y a organizar la técnica aprendida y practicada anteriormente para conseguir el objetivo. Aunque si alguien considera que debe practicar algún aspecto técnico durante la rutina previa al golpe, obviamente puede hacerlo, pero es mejor no dedicar demasiado tiempo a ello para no distraer la mente de lo importante: punto, línea y potencia.

Si conseguimos centrar toda nuestra atención en estos 3 elementos básicos del golpe, se reduce la información que debe procesar el cerebro y por lo tanto tiene más capacidad para concentrarse en la bola, que es el último punto importante. Si confiamos en los pasos anteriores y nos centramos en mirar la bola atentamente antes del impacto, aumenta la precisión del golpe y por tanto aumentamos las probabilidades de éxito.

 

Albert Soldevilla López
Psicólogo del deporte
asoldevilla@copc.cat
@asoldelo

Deja un comentario