fbpx

Habilidades mentales esenciales en golf.

Puedes mejorar tus habilidades mentales en cada partido de golf que juegues. Es algo en lo que hay que trabajar si se quiere mejorar.

Hace tiempo, digamos un par de décadas, se consideraba que la mentalidad de golf era algo innato. O tenias buenas habilidades mentales o no. Por ello los grandes golfistas se consideraban auténticos virtuosos.

La evolución científica en el campo de la psicología deportiva ha demostrado que las habilidades mentales son algo que puede ser entrenado y, por lo tanto, mejorado con la práctica.

En golf las habilidades mentales pasan, a menudo, desapercibidas por parte de los golfitas aficionados. Un cambio técnico o un cambio en el equipamiento es mucho más tangible, mucho más visible, con efectos prácticamente inmediatos.

 

Las habilidades mentales son difíciles de medir. Son intangibles pero esenciales para llevarte hacia tu mejor nivel de golf cuando estés en el recorrido.

 

 

7 habilidades mentales esenciales en golf.

Siempre que vayas a trabajar en cualquier aspecto de tu juego, debes conocer tu situación actual. Medir tu nivel. Para poder contabilizar tu progreso. En el campo de las habilidades mentales, si lo haces bien, conseguirás conocerte más como golfista. Profundizando en tus fortalezas y debilidades.

 

 

PRIMERA. Habilidad para focalizar y concentrarse.

En lo que focalicemos nuestra mente mientras practicamos, antes de la vuelta o durante nuestro juego tendrá un gran impacto en nuestro desempeño y progreso. Para poder aprovechar al máximo y extraer lo mejor de cada situación, requeriremos de una concentración profunda.

Algo que necesita ser entrenada a diario. Es una habilidad 

La habilidad para concentrarnos se está perdiendo cada vez más. Vivimos en un mundo sobre estimulado. Los dispositivos que nos rodean no dejan de bombardearnos información, entretenimiento, notificaciones, etc. Todo ello directamente al alcance de la mano. 

Esta realidad del mundo actual nos impide centrarnos completamente en una tarea o una acción y vivir exclusivamente en el presente por mucho rato. La presión del torneo o los grandes momentos de la vuelta sacarán a relucir tu capacidad real de concentración. Cuando estamos nerviosos, es mucho más difícil concentrarse.

Cuando lees un putt importante; ¿eres capaz de concentrarte solo en la línea y velocidad, o te azotan pensamientos sobre fallar el putt?

 

Para mejorar tu concentración necesitas:

  1. Establecer en qué debes focalizarte en cada momento. Tener un plan de actuación claro para la rutina de golpe, estrategia de partido y entrenamientos.
  2. Practicarlo a diario para poder ejecutarlo bajo presión.

 

 

SEGUNDA. Conciencia y presente.

Un factor clave para tener un buen desempeño en el recorrido es ser capaz de tomar conciencia sobre en qué situación está tu mente y cómo te sientes en cualquier momento de la vuelta (o del entrenamiento).

Tener claro en qué estas eligiendo centrar tu atención y en qué estas pensando en todo momento. Sin esa conciencia nuestra mente puede irse por las ramas. Llevándonos a situaciones mentales o pensamientos perjudiciales para nuestro golf.

Los pensamientos son pensamientos. No tenemos control sobre ellos, si aparecen, aparecen, pero sí tenemos la capacidad para no dejar que nos afecten. Transformarlos en pensamientos positivos o estados mentales motivadores.

Si te encuentras distraído por pensamientos negativos o de poca ayuda, transfórmalos en tomar consciencia sobre el momento actual ¡Regresa al presente!

 

 

TERCERA. Capacidad para estar calmado.

Salir de tu zona de confort y te empujas fuera de tus límites es esencial para mejorar tu nivel. Es en esos momentos “incomodos” cuando nuestro sistema nervioso se activa. En otras palabras, es normal sentirse nervioso en determinados momentos de la vuelta. Debes estar alerta para controlar tus emociones, debes ser capaz de mantenerte en calma, bajar tus revoluciones. Es una habilidad mental fundamental para el golf. 

Para ser capaz de controlar tu propia calma, debes dominar el “arousal” que es básicamente tu nivel de activación.

 

Si nuestro sistema nervioso se activa demasiado:

  • Los músculos se tensarán demasiado
  • Tendremos un tempo inconsistente de swing
  • Perderemos capacidad de concentración
  • Aparecerán pensamientos negativos.

 

 

CUARTA. Confianza.

Muy pocas personas identifican la confianza como una habilidad. A menudo, demasiado a menudo, se cree que tiene una relación directa en tus actuaciones del pasado. Pero la confianza es algo que proviene de cómo te hablas a ti mismo cada día. Especialmente en los momentos clave de la vuelta.

La conversación interna es una habilidad en si misma. Es muy necesaria para generar confianza en nosotros mismos. En primer lugar, como siempre, debes identificar como es tu relación contigo mismo en los momentos clave, es decir, los momentos más tensos de la vuelta.

Piénsalo así. Imagina estás jugando con alguien en su primer torneo de golf. Ante una salida difícil se bloquea y necesita consejo. Imagina cómo le hablas; qué palabras utilizas, qué movimientos, en qué tono le hablas.

Ahora realiza el mismo ejercicio, pero pensando en cómo te hablas a ti mismo.
El tono es diferente ¿eh? Seguramente mucho más crítico, hasta agresivo.

Háblate mejor, como si fueras un principiante. Mejora la confianza en ti mismo en lugar de rebajártela con tus comentarios.

 

 

QUINTA. Actitud / Humor / Optimismo

¿Tu vaso está medio vacío o medio lleno?

Lo creas o no, el optimismo es una habilidad que puede ser trabajada. El examen verdadero para el optimismo de una persona es cuando está sufriendo reveses.

En golf, por ejemplo, podría ser un mal inicio de vuelta; ya sea una salida fuera límites, un socket, un triple en el hoyo 1.

Ante esos momentos ¿Puedes seguir pensando positivo? Debes ser capaz de aceptar el reto de revertir la situación en lugar de quedarte estancado pensando en la mala suerte que has tenido.

 

 

SEXTA. La imagen mental.

Definida como la habilidad para visualizar tu futuro, es algo que necesita ser practicado. ¿Puedes verte triunfando en tu siguiente vuelta de golf? ¿Qué cumple para que sea exitosa? ¿Cuál es tu estado mental? ¿A qué tendré que enfrentarme?

Si podemos visualizarlo en nuestras mentes antes de que pase, estaremos preparados para cualquier cosa. Hecho que aumentará considerablemente nuestras opciones de éxito.

Emplea unos minutos cada día. No hace falta que sean demasiados, con unos 10-15 tendrás suficiente. Úsalos para visualizar tu próxima vuelta y debes emplearte a fondo. Imagina los colores, los olores, las sensaciones que vivirás en el recorrido. Prepárate para tu futuro éxito.

 

 

SÉPTIMA. Creación de objetivos.

Establecer objetivos y la gestión del tiempo para lograrlos es algo más que vital para mejorar tu golf. ¿Cómo de bien te conoces a ti mismo? ¿y a tu juego?.

Debemos hacer introspección para saber en qué punto nos encontramos y decidir hasta donde queremos llegar (en cada espacio temporal).

Un plan debe ser trazado con objetivos claros y temporalidades concretas.

Conseguir cualquiera de tus objetivos requiere ser capaz de cumplir los objetivos diarios y semanales. La combinación de ambos mejora tus habilidades. Además de mantener tu motivación alta, crea hábitos saludables y te mantiene en línea para conseguir tus objetivos a largo plazo.

 

 

📬 Únete a la newsletter de golf más activa.

⛳ Conectamos cada día con nuestros golfistas.
🎁 Guía Rápida para tu Golf ¡de Regalo!

Deja un comentario

5  +  4  =  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!