fbpx

¿Cambiar o no cambiar? la cuestión para tu swing.

Los golfistas aficionados tienden a bascular hacia los extremos en su forma de abordar el golf. Algunos jugadores están siempre en busca de nuevas respuestas y su juego es un gran experimento continuo. Otros se quedan completamente quietos y se conforman con lo que tienen.

Quiero explorar por qué bascular hacia el medio y encontrar el equilibrio suele ser la solución con mejor respuesta para el golfista aficionado. Además, daré algunos ejemplos tangibles de lo que considero un retoque saludable en tu forma de jugar a golf.

 

Creo que todos los golfistas, independientemente de su nivel, van a encontrar elementos de su propio juego en estas reflexiones.

 

Cambiar constantemente es no comprometerse con nada

Si tuviera que hacer una conjetura, mi instinto me dice que la mayoría de los golfistas aficionados caen en este extremo. Debido a que el golf puede ser tan frustrante y desafiante, muchos golfistas están siempre en la búsqueda de soluciones. Tanto es así que nunca se toman un momento para analizar su progreso, simplemente necesitan realizar cambios.

Ya sea recibiendo consejos al azar en el campo de prácticas, o recorriendo YouTube e Instagram en busca de interminables consejos sobre el swing, cada semana es un nuevo experimento.

Por lo general, termina siendo un círculo vicioso. Suele haber un momento inicial de «¡Eureka!» en el campo de prácticas, y el golfista declara que tiene resuelto el swing. Un par de semanas más tarde, después de unas cuantas vueltas con altibajos, pasan a la siguiente cosa.

Realizar ajustes en tu swing o forma de jugar a golf puede, sin duda, dar resultados positivos. Siempre advierto a los jugadores que eviten convertirse en el golfista que siempre está comprando nuevos palos, poniendo en práctica nuevos y diferentes consejos de swing todo el tiempo, y que nunca se queda quieto. En algún momento, hay que dar tiempo a los cambios que se hagan para que se desarrollen y surjan efecto.

 

Sentado, quieto y sin esperar nada.

En el extremo opuesto del espectro, está el golfista que no cambia en absoluto. Lleva décadas jugando con los mismos palos y nunca han hecho ningún ajuste en su técnica o enfoque del juego.

Aunque a estas alturas es una cita terriblemente sobre utilizada, y resulta que puede que nunca la haya dicho en primer lugar, habla de la definición de locura de Einstein: «hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes».

En algún momento, como golfista, vas a tener que hacer cambios en tu swing o forma de jugar a golf. Puede ser tu estrategia, tu juego mental, tu material o tu técnica de swing. El juego cambia continuamente sobre nosotros, y requiere modificaciones de vez en cuando.

El reto es que nunca sabemos realmente cuáles son las respuestas correctas. Realiza cambios de swing exige un elemento de riesgo que, a menudo, asusta a los jugadores a los que no les gusta cambiar (perdón si esto se está volviendo demasiado filosófico).

 

Entonces, ¿Qué debemos hacer?

 

 

Una dosis sana de experimentación

No soy una persona a la que le gusten los extremos, me encanta tenerlos claros, conocerlos, pero como decía Ferrarter Mora, los extremos sirven para ubicarse, pero NO son para situarse en ellos.

He encontrado muy poca evidencia de éxito en mi propio juego y al observar a otros que bascular hacia un estado de cambio constante o no hacer absolutamente nada te va a hacer un mejor golfista. Como siempre, la respuesta a tu propio juego está en algún punto intermedio.

Hay todo tipo de pequeños ajustes y cambios que puedes hacer en tu juego de golf que pueden producir pequeñas victorias con el tiempo. Los golfistas suelen buscar ese cambio completo, que les transforme en mejores golfistas de la noche a la mañana, pero en realidad no existe.

 

Además, no hay que asumir que los pequeños experimentos sólo se limitan al swing de golf (técnica). En cierto modo, todos los temas que exploro en este sitio web (estrategia, práctica, juego mental, material, expectativas, etc.) son áreas del juego en las que intento darte nuevas ideas con las que experimentar.

 

cambiar swing golf sota par
Cambios en la forma de colocarse a la bola

 

Algunas ideas tangibles

He estado retocando mi golf desde que empecé a jugar hace más de 20 años. En el camino, hubo muchos fracasos. Pero hubo bastantes éxitos que se me quedaron grabados y conformaron mi juego actual.

 

Aquí hay una lista de lo que considero experimentos funcionales que he hecho, con enlaces a algunos artículos que profundizan más las ideas:

 

UNO) Hace unos cinco años, fortalecí bastante mi grip y descubrí que mejoraba mi golpeo de bola. Aunque no hay un agarre adecuado para cada persona en función de su swing, hay muchas combinaciones que pueden funcionar.

 

DOS) El putt fue una parte del golf con la que siempre tuve problemas. Así que aprendí una nueva forma de leer los greens, y cambié también la forma de agarrar el putter.

 

TRES) El driver siempre se me ha dado bastante bien, aún así; Acorté la varilla, encontré formas de mejorar mi vuelo de bola utilizando un monitor de lanzamiento, experimenté con la altura del tee y aprendí a abrazarlo más desde el tee con una nueva estrategia.

 

CUATRO) Mi trayectoria de swing es de dentro a fuera. Cuando tengo problemas en el campo, suele ser con un gancho. En esos días, ensayar un swing exagerado de «slice» antes de mis golpes ayuda a neutralizar una trayectoria de swing excesiva.

 

CINCO) He descubierto que tengo que adelantar más la posición de la bola en mi postura con los hierros más largos. Si no lo hago, tiendo a perder distancia y precisión.

 

SEIS) Al estudiar las estadísticas del PGA Tour, mis propios resultados y los de los golfistas en general, he podido tomar decisiones estratégicas más inteligentes y tener un estado mental más saludable en el campo.

 

Ninguno de estos cambios requirió una revisión completa de mi swing o hacer algo drásticamente diferente. No me malinterpretes, a veces es necesario hacer cambios significativos, especialmente con el swing de golf.

Por eso siempre sugiero trabajar con un profesional de swing cualificado para que te guíe en ese proceso y te dé una mayor oportunidad de éxito.

 

Aún así, soy consciente de que la mayoría de los golfistas aficionados están por su cuenta. Y creo que hacer pequeños ajustes y realizar experimentos de vez en cuando, puede convertirte en un mejor golfista.

La única retroalimentación que necesitarás con estos cambios son tus resultados. ¿Vuela esa bolita blanca hacia donde quieres que vaya? ¿Está viendo mejoras en el campo de golf?

El tiempo también es un elemento crucial. Hay que tener paciencia y dar tiempo a estos experimentos para que se desarrollen. Una o dos rondas no son pruebas suficientes.

 

Lo más importante

Convertirse en un mejor golfista es un delicado equilibrio de cambios. Si no haces nada y te quedas quieto con tu juego, es difícil esperar mejores resultados.

Por otro lado, si siempre te vas a la mesa de dibujo a trazar los nuevos cambios, es difícil encontrar lo que realmente funciona para ti, o incluso darle la oportunidad de desarrollarse.

La zona gris entre las dos es donde están las respuestas para la mayoría de golfistas aficionados.

 

Si buscas ideas, tengo cientos de ellas en esta web. Pero, como siempre, advierto que no hagas demasiadas cosas a la vez.

.

¿Cambiar o no cambiar? la cuestión para tu swing. Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc

.
.

Comparte este artículo en:

2 comentarios en “¿Cambiar o no cambiar? la cuestión para tu swing.”

  1. Me parecieron muy interesantes tu comentarios. Son muy ilustrativos. En mi caso veo al profesor cuando noto que algo no va, ya sea con el juego largo o el corto ó en el green. Me parece lo más acertado. Gracias!!

    • Muchas gracias por tu comentario Daniel.
      me alegra mucho que te resulten interesantes y provechosas.

      Realmente es un buen planteamiento, no hace falta estar cambiando cosas constantemente, ni buscando la perfección en el swing.. pero de vez en cuando TODOS los golfistas necesitamos una pequeña revisión.

Deja un comentario

7  +  1  =