fbpx

Swing de golf 2 aspectos básicos.

Los golfistas aficionados tienen un gran problema común en su swing de golf. La inconsistencia. Antes de seguir quisiera aclarar el término ya que muchos aficionados malinterpretan este concepto; la inconsistencia en sí no se refiere a la calidad del impacto, la inconsistencia es la dificultad para realizar el mismo swing (de forma correcta) una vez tras otra.

Un golfista consistente no empala (necesariamente) todos los golpes, todos sus golpes tienen una tendencia parecida.

 

 

Para golpear bien la bola de golf no debes ser un gran entendido, simplemente debes entender perfectamente cómo se mueve tu cuerpo.

 

Mi parecer es que cada golfista debe encontrar la forma de mover el palo que mejor le vaya según su condición física y sus conocimientos de golf. No podemos pretendes que todos los golfistas tengan el mismo swing ni mucho menos que sean capaces de realizar swings “de manual”.

La mayoría de los golfistas aficionados se pierde en la búsqueda de un movimiento perfecto. Ya sea por decisión propia y por insistencia de su profesor de golf. A menos que tu objetivo sea jugar en alta competición o llegar hasta un Tour profesional, mi recomendación es que simplemente te limites a hacer tu swing.

 

Un swing en si no está bien ni mal.

Lo que determina la calidad de un swing de golf es su capacidad de llevar la bola hasta el objetivo.

Ese debería ser el único objetivo de los golfistas aficionados, encontrar su movimiento, aquel que les permita controlar sus golpes y llevar la bola hasta el objetivo.

 

 

La problemática del golfista aficionado es que va cambiando de swing constantemente.

 

 

EL GRAN ERROR DEL GOLF REACCIONARIO.

Muchos golfistas aficionados caen en ese vicio sin darse cuenta y es altamente perjudicial, tanto para el swing como para la consistencia jugando a golf.  La gran mayoría realiza el swing en función de su golpe anterior, reaccionando a los errores que ha cometido. Esta práctica impide ganar consistencia ya que cada vez se realiza un movimiento de swing diferente, es algo que pasa tanto en el campo de prácticas como en el recorrido.

 

Me explico mejor.

 

Imagina que has pegado un gran slice, donde la bola se escapa por la derecha.

Lo más probable es que juegues tu siguiente golpe con sensación de draw, como mínimo, intentando cerrar la bola o intentando compensar el slice anterior. Esto mata la consistencia de tu swing.

Míralo así. No se trata de ir corrigiendo tus errores o fallos de swing, esto va de crear un swig. No uno bueno o uno malo, TU PROPIO MOVIMIENTO para llevar la bola hasta el objetivo a tu manera.

Si dedicas tus esfuerzos y pensamientos a corregir (compensar) el golpe anterior, estás realizando un swing diferente en cada uno de tus golpes o ensayos. Por lo que da igual si pegas 10.000 bolas en cada sesión de prácticas. Para tu swing es como si no hubieras entrenado nada.

 

 

 

EL GRAN ERROR DEL SWING SIN PROPÓSITO.

Todos tus golpes deben tener SIEMPRE una intención. No digo que debes ser capaz de dominar perfectamente la bola en tus golpes, eso requiere mucha técnica, práctica y experiencia. Me refiero a tener una intención de golpe, ser consciente de cómo se va a mover nuestro cuerpo.

 

¿Por qué digo esto?

Casi ningún golfista aficionado tiene propósitos positivos en su swing, suelen tenerlos negativos, como hemos visto en el punto anterior… “No hacer slice” es un propósito negativo para tu swing. Estás tratando de impedir un mal golpe en lugar de generar uno bueno.

Además, otro gran error (vinculado a este) es dejarse llevar por el resultado de un buen golpe. Que hayas clavado la bola en bandera con un tiro al fade da completamente igual, si tu intención no era esa.

(Claro que el golpe vale igual y siempre decimos que lo que importa es donde acaba la bola, pero siempre que sea con intención.)

Por intención me refiero a planteamiento del golpe y sensaciones de swing. Repito que no hace falta ser un golfista super experimentado. Simplemente tener claro qué quieres hacer en cada golpe.

 

 

Por ejemplo (en función de tu nivel)

 

Golpe de salida;

Voy a apuntar a la izquierda de calle porque siempre abro un poco la bola, así acabará en calle.

Apuntaré directo al bunker y (como no llego) golpearé hacia él.

Jugaré al draw para dejar la bola en la parte de calle que más me interesa.

 

Tus intenciones de golpe deben ir acordes, evidentemente, a tus posibilidades y nivel de juego. No serviría de nada plantarte en el tee planteando un golpe al draw por encima del bunker si no sabes cerrar la bola. Creo que nos entendemos. En definitiva, debes tener intenciones (y sensaciones) para cada uno de tus golpes de golf. Eso te llevará a ser mucho más consistente con tus golpes.

 

TIPOS DE PROPÓSITOS EN EL SWING DE GOLF.

 

Swing de fade vs seing de draw

 

Nivel Básico:

Para los golfistas menos experimentados, con poco dominio sobre el vuelo de la bola, la recomendación es tener un propósito de swing simple, un pensamiento de swing. Enfocado a aquel movimiento o sensación que más les ayude a generar un buen movimiento.

Tomando consciencia (por ejemplo) de la rotación, el cambio de peso, soltar la cabeza del palo en la bajada, realizar la subida lo más larga posible…

Recurso: Los pensamientos de swing ¡No te compliques más!

 

 

Nivel Medio:

Si eres capaz de abrir y cerrar la bola, realiza swings con sensación de fade y de draw hasta que consolides estos movimientos. Ya sabemos que el vuelo de nuestra bola nunca va a ser completamente recto, por lo que siempre es conveniente que tus golpes tengan intenciones bien definidas.

Recurso: Domina los efectos y mueve tu bola.

 

Nivel avanzado:

Un golfista experimentado es capaz de dominar completamente la trayectoria de la bola, tanto en los efectos como en la altura y respuesta de la bola en el bote.  Define tus golpes al 100% en tu mente y, posteriormente, busca esas sensaciones en tu swing para generar el golpe.

Recurso: La visualización en tus golpes de golf.

 

 

 

2 SOLUCIONES PARA TENER UN SWING MÁS CONSISTENTE

 

 

No practicar en el recorrido.

Son muchos los golfistas aficionados de fin de semana, yo llamo así a los jugadores que solo juegan uno o dos días a la semana, siempre sábado o domingo y la mayoría de ellos en vuelta de torneo.

 

No pisar el campo de prácticas es no mejorar nunca.

Una realidad del golf es que pasamos mucho tiempo en el recorrido, pero poco tiempo jugando. Si una partida de golf dura unas 4 o 5 horas, cada golfista invierte menos de una hora (en total) para realizar todos sus golpes.

 

Cualquier vuelta de golf en lo que a acción deportiva refiere, se resume a minutos. Si solo juegas un día por semana y siempre es en el campo, estás invirtiendo muy pocos minutos en tu golf. Hecho que no te hará mejorar nunca.

 

Pensemos en otro deporte.

Juego a baloncesto y quiero mejorar en ese deporte, para conseguirlo, cada semana lanzaré; 2 tiros libres, 2 triples y un par de jugadas en la zona…

Da igual que me pase años y años haciendo eso todas las semanas, mi juego no va a mejorar.

 

¿Por qué esta fórmula sí iba a funcionar en el campo de golf?

 

 

 

Repetir, repetir, repetir.

Otro gran error es asociar el entrenamiento del swing de golf al campo de golf. Realmente no hace falta ni desplazarse al club para entrenar, si tienes un propósito de golpe pues mover el palo con intención (y tener unas sensaciones al moverlo) pues eso es lo que tienes que trabajar.

 

Realizar swings de golf en casa o en cualquier lado ayuda mucho a la memoria muscular y ser capaz de realizar el mismo swing repetidas veces.

 

Volvamos a las cuentas del gran capitán. Si inviertes 10 minutos cada día a realizar swings (con sensaciones) al cabo de la semana habrás invertido 70 minutos en tu swing. Mucho más que jugando un partido de golf a la semana, pues esos 70 minutos serán de puro trabajo.

 

La recomendación es clara.

Coge un palo y trabaja en tu movimiento incluso sin pegar bolas.

RECUERDA QUE TODO SWING DEBE TENER SIEMPRE UN PROPÓSITO, si se te olvida, repasa el punto uno.

 

 

 

Últimas reflexiones del swing.

Recuerda que no se trata de tener un swing de manual. Eso ya pasó a la historia. Si quieres jugar mejor a golf debes ser capaz de entender tu cuerpo, como se mueve y como quieres moverlo a la hora de realizar el swing.

Por eso insisto tanto en que trabajes con tus sensaciones, pero ten en cuenta que “lo que tu sientes” moviendo el palo es siempre un poco más exagerado de lo que estás haciendo físicamente.

Si sientes que estás cortando mucho la bola a la hora de hacer el swing, seguramente lo estarás realizando para pegar un baby fade, no un slice.

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.

Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.

 

Comparte este artículo en:

Deja un comentario

25  +    =  28