fbpx

Malos golpes de golf ¿Qué es un mal golpe?

Malos golpes de golf ¿Qué se consideran realmente malos golpes de golf? ¿Cómo podemos evaluarlos correctamente?

 

El ejercicio más valioso y necesario para cualquier golfista es el análisis posterior a la vuelta. En tu memoria se esconden las claves para mejorar tu juego y, lo que es más importante, para disfrutar más.

En este artículo, quiero explorar los «malos golpes».

Utilizo las comillas porque voy a explicar varios conceptos y algunas preguntas que puedes hacerte que, probablemente, redefinirán la forma en que clasificas los resultados de ciertos golpes durante tus vueltas.

Puede que te des cuenta de que tus malos golpes en primer lugar no eran tan malos, o quizás, si lo eran, un análisis de por qué ocurrieron puede ayudarte a evitarlos o, como mínimo, limitarlos en el futuro.

 

¿Eran realmente malos golpes?

Antes de pasar a otras preguntas que deberías hacerte, vamos a determinar si fue incluso un mal resultado en primer lugar. Quizás el mayor reto al que nos enfrentamos todos los golfistas es cómo interpretamos nuestros resultados. En términos generales, la mayoría de los jugadores son demasiado duros consigo mismos y se molestan por malos golpes que no son tan malos.

 

Al hacer un análisis posterior a la vuelta y mirar tus resultados a través de una perspectiva analítica (en lugar de emocional), creo que descubrirás que muchos de los golpes durante tu ronda no fueron tan «malos».

Esto puede ser complicado, pero voy a explorar un par de ejemplos de golpes de salida y tiro a green para que te hagas una idea.

 

Golpes de salida.

Los golfistas asumen que la vara de medir de un golpe de salida exitoso es si se llega o no a la calle. Yo solía pensar lo mismo. Pero con el análisis estadístico moderno, sabemos mucho más sobre qué tipos de golpes de salida llevan a puntuaciones más bajas.

 

Basándome en todo lo que he aprendido, así es como defino un golpe de salida exitoso:

Evitó un búnker de calle, un área de penalización o una situación de recuperación (es decir, ser bloqueado por los árboles). En otras palabras, tienes un lie manejable y un camino claro hacia el green.

Si golpeas tus golpes de salida a una distancia aceptable. Por ejemplo, si su tiro promedio es de 200 metros, mantenerlo dentro de una ventana de 10-20 metros de esa distancia es razonable.

Eso es todo.

Los golpes de salida son cruciales y, quizás el mayor reto que deben superar los golfistas es evitar las penalizaciones y las situaciones de recuperación desde el tee.

 

 

Golpes a green.

He escrito antes sobre cómo golpear más greens en regulación es el estándar de oro para bajar tu hándicap. En general, tus golpes de aproximación son el factor más influyente en la capacidad de conseguir buenos resultados.

Eso no significa que tengas que dejar la bola a menos de 6 metros de la bandera cada vez; nadie en el mundo puede hacer eso.

Cuando buscamos definir cómo son los malos golpes de aproximación frente a uno «bueno», tiene mucho que ver con la proximidad al hoyo y con evitar ciertas situaciones.

 

Aquí hay algunas métricas que defino como buenos resultados para los golpes a green:

 

Estás en una posición desde la que puedes puttear. Incluso si estás a 30 metros del hoyo, ¡has hecho un gran trabajo!

Has fallado el green, pero tu bola sigue estando a una distancia «cercana». Tener un golpe de wedge de 10-20 metros aumentará tus posibilidades de obtener una puntuación más baja en el hoyo en comparación con estar a 40 o 60 metros de distancia.

No tienes obstáculos a corta distancia, por lo que tienes mucho green o mucha hierba con la que “trabajar” tu golpe.

Ha evitado un búnker o cualquier situación de penalización/recuperación que dificulte que tu bola llegue al green.

 

 

¿Están dentro de tu patrón de golpeo?

Otra cosa que hay que tener en cuenta es cuáles son las distribuciones de golpe razonables para cada palo de tu bolsa. Este concepto se basa en la última sección.

Por ejemplo, la mayoría de los jugadores del PGA Tour y los amateurs de élite tienen una dispersión de 20-30 metros de izquierda a derecha con sus drivers. Por lo tanto, aunque puede ser decepcionante para ellos aterrizar la bola a 30 metros a la derecha del centro de la calle, es un resultado perfectamente normal. Imagínate, entonces, para ti golfista de fin de semana.

Con el juego desde calle, en el que el control de la distancia es más importante, tienes que pensar en la distribución de izquierda a derecha y a lo largo y ancho de tu objetivo. Lo que acabará siendo lo que yo llamaría un «círculo de proximidad».

malos golpes de golf - sota par
Ejemplo de círculo de proximidad

 

Los mejores jugadores tienen círculos más cerrados, pero siguen siendo mucho más grandes de lo que la mayoría de la gente piensa.

Cualquier objetivo que hayas elegido con tu hierro 7 es sólo un punto de partida. Empieza a pensar en el aspecto de tu círculo de golpeo y en si has mantenido la bola dentro de sus límites. Aquí es donde los sistemas de seguimiento de golpes pueden ser útiles.

 

¿Cometiste un error estratégico?

Supongamos que tu golpe de salida cae en los árboles o tu golpe de aproximación en un búnker que está corto de green. Podemos definir esto como un mal resultado, pero quizás su swing no fue el culpable.

He hablado de estrategia hasta la saciedad en sotapar.com por una buena razón. Los golfistas pueden ganar rápidamente en su puntuación si aprenden a seleccionar objetivos más inteligentes.

Tal vez ese golpe de salida se fue a los árboles porque estabas tratando de obtener un ángulo ventajoso hacia el green, y tomaste una línea más agresiva. O bien, tu hierro 7 aterrizó en el búnker porque estabas persiguiendo una posición de bandera escondida.

Cuando realices tu análisis posterior a la vuelta, pregúntate si una mala decisión estratégica causó el error. ¿Podría haber evitado la situación de recuperación simplemente cambiando mi objetivo y o selección de palos?

Si la respuesta es afirmativa, esos “malos golpes” no fueron causados por un mal swing.

 

 

¿Fue tu mente la culpable?

Controlar nuestros pensamientos y emociones en el campo de golf es difícil. Pero puedo decirte, por experiencia personal, que seguir una rutina repetible, comprometerse con tu decisión y hacer todo lo posible para no preocuparte por lo que ya ha sucedido o sucederá en tu vuelta, marca la diferencia.

Así que, si estás mirando hacia atrás en los golpes que se ajustan a nuestra definición de malos golpes, empieza a evaluar también tus emociones en el campo de golf…

 

¿Estabas enfadado por un golpe anterior y no podías aclarar tu mente? ¿Tenías dudas persistentes sobre tu selección de palos? ¿Tu puntuación en los primeros nueve hoyos dominó tus pensamientos?

 

Aunque es difícil determinar por completo si tu proceso de pensamiento contribuyó a un mal resultado, lo que puedes hacer es empezar a buscar patrones. Si en tu análisis posterior a la vuelta comienzas a descubrir que tu estado mental está correlacionado con tus peores golpes, entonces eso es algo en lo que tendrás que trabajar, antes que en mejorar el swing.

 

 

¿Es un problema técnico en el swing?

Puedes elegir el objetivo correcto, comprometerte mentalmente con tu rutina, y hacer casi todo lo demás correctamente, pero luego golpeas el driver fuera de límites… Esta es quizás la parte más frustrante del golf.

Es posible que puedas solucionar el problema mediante la práctica. Cuando reviso mis rondas, trato de pensar en qué partes de mi juego fueron deficientes y dedico más tiempo a ellas durante mi próxima sesión en el campo de prácticas.

 

Sin embargo, a veces el problema es más profundo.

He estado en contacto con muchos golfistas asiduos a esta página web y que se quedan atascados en su camino hacia la mejora a pesar de seguir muchos de los consejos que leen aquí. Mi sugerencia suele ser bastante similar: «tienes que invertir más tiempo en practicar o, incluso en clases».

Recibir asesoramiento personalizado para tu swing y seguir los ejercicios/planes de práctica prescritos es una de las formas más eficientes de mejorar en este juego. He trabajado con 4-5 entrenadores de swing diferentes en distintos momentos de mi vida y he obtenido resultados positivos de cada experiencia.

 

Esto no quiere decir que no puedas resolver las cosas por tu cuenta – algunos golfistas pueden mejorar a través de la prueba y el error y los hábitos de práctica inteligentes. Sin embargo, si realmente tienes problemas, es mejor que alguien que sepa lo que está haciendo eche un vistazo a tu swing (definitivamente no es «ese tipo» que no para de dar consejos en el campo de prácticas).

 

Para terminar

Como siempre, mi objetivo con este tipo de artículos es que pienses de forma diferente. Sé por experiencia personal lo que es quedarse atrapado en un bucle negativo. Si repasas tus vueltas y empiezas a pensar de forma crítica sobre lo que está ocurriendo con una nueva perspectiva, pueden ocurrir algunas cosas:

 

  1. Te das cuenta de que las cosas no son tan malas como parecen.
  2. Puede que haya algunos pequeños ajustes que puedas hacer para ahorrar golpes.
  3. Puedes afinar en los problemas principales de tu juego y potencialmente encontrar ayuda para resolverlos.

 

 

¿Cómo son tus malos golpes en el campo de golf?

 

 

Malos golpes de golf ¿Qué es un mal golpe?Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc

 

Comparte este artículo en:

1 comentario en “Malos golpes de golf ¿Qué es un mal golpe?”

  1. Mis malos golpes son principalmente los tiros a green que no comen suficiente altura,yo creo que es por x hacer un swing algo precipitado y levantar la vista muy rápido para espiar como ha salido,,

Deja un comentario

4  +  6  =