fbpx

Control de distancia: domina tu golf

Lo que más admiro de los profesionales del Tour es su increíble control de distancia. Dominan los metrajes a la perfección.

 

En los resúmenes de mejores golpes siempre vemos potentísimos drivers, flop shots de infarto o putts larguísimos. Son los más espectaculares, pero sirven para eso, dar el espectáculo y fardar un poco.

Pero uno de los factores más determinantes en golf es el control de distancias, habilidad que también poseen. En los grandes tours, no acostumbran a fallar demasiado con sus golpes a green (son los golfistas más regulares del planeta) y cuando lo hacen… no acostumbra a ser por mucho.

 

GIF: Tiger Woods hits iron shot to a few feet at PGA ...

 

Controlar las distancias al milímetro es cuestión de aprender de nosotros mismos y de nuestro juego, para ser conscientes de nuestros metrajes con absolutamente cada palo de la bolsa.

 

En el post de hoy aprenderemos algunos trucos que pueden ayudarte a controlar mejor tus distancias. Pero, antes de eso, toca reflexionar.

 

¿Por qué es importante el control de distancias?

 

Conocer al detalle la distancia que conseguimos con cada palo, especialmente hasta los 150 metros es crucial. Si sabemos nuestras distancias con cada palo, podremos:

  • Conseguir más precisión
  • Coger más greens
  • Fallar por el lado correcto (Lo que implica menos bunkers, hazards y obstáculo en general)

En definitiva, comprendiendo nuestra distancia exacta con cada palo tendremos más oportunidades para firmar resultados más bajos.

 

¿Cómo mejorar el control de distancia?

 

Conoce las distancias al detalle

El gran error es calcular las distancias al tuntún, redondear los metros o “tirar a green”, debemos ser precisos en nuestro objetivo.

Una de las principales razones por los que los profesionales son tan precisos es porque llevan caddies. Quienes les detallan toda la información relativa al golpe con máxima precisión.

Si no sabes la distancia de forma exacta, no podrás ser preciso. Hay muchas opciones.

 

Medidores láser: para mí la mejor opción. Te dan la información que te interesa de forma precisa y rápida.

GPS: Es una opción rápida de saber la distancia hasta green u objetivos a lo largo del campo. Aunque cada vez ofrecen más prestaciones (para mí) no son tan precisos como el láser. Pero es una opinión.

Matemáticas: Esta es la más arcaica pero la más precisa. La que hemos usado toda la vida y no falla nunca. Debes conocer la distancia hasta principio de green, usando las estacas del campo y medir (a pasos) tu distancia hasta la bola, después, sumamos la distancia desde el principio de green a bandera.

 

 

Apréndete tus 2 distancias al milímetro.

Un gran error. Bueno. El gran error en este caso vuelve a ser redondear distancias o establecer patrones.

Por ejemplo, si consigo 117 metros con el hierro 8, son 117 no 120 o 115.

Otro ejemplo, si consigo 117 con el hierro 8 y 125 con el hierro 7. El hierro 6 no pegará automáticamente 133 (estableciendo patrones entre palos)

 

¿Cómo aprender mis distancias?

Amigo golfista, a la vieja usanza, no hay otra que la observación.

Cada vez más clubes cuentan con toptracer o shottracer en sus campos de prácticas, es una forma divertida (y automatizada) de entrenar tu golf y conocer de forma muy precisa tus distancias.

La fórmula manual es medir los golpes con el laser. OJO se recomienda realizar este ejercicio en el recorrido, con la bola que usas normalmente, es la fórmula más fiable de conocer las distancias.

No hace falta que sea un par 3. Puedes usar la calle de un par 5 para pegar bolas con tus hierros y medir la distancia de vuelo.

 

Deberemos dominar, como mínimo, 2 distancias con cada palo.

Las que tu quieras. Una de ellas, evidentemente, será la del swing entero. La otra, o las otras, según tu elección.

A mí me gusta contar con 4 distancias con cada palo y las mido así (que cada uno se adapte como quiera).

  1. Swing entero
  2. 3/4 swing
  3. 1/2 swing
  4. Cogiendo el palo al inicio del grip (tocando la varilla)

Como decía un poco más arriba, puedes realizar las mediciones que tu quieras, mientras seas tu quien las domine. Pero sí te recomiendo que cuentes como mínimo con 2 distancias con cada palo.

Te dotará de recursos y podrás formular diferentes estrategias en cada golpe, según tus necesidades.

 

 

Concéntrate en el tempo de tu swing

Dominar el tempo del swing es básico para dominar el control de distancias. Podemos trabajar el ritmo desde dos perspectivas:

Reflexión 1: Si el palo se mueve a distintas velocidades, la bola conseguirá distintas distancias. ¿Se entiende no?

En primer lugar, debemos trabajar duro en el ritmo de nuestros golpes para conseguir regularidad y confianza. Una vez dominemos el ritmo de nuestro swing podemos usarlo a nuestro favor.

 

Reflexión 2: Si dominamos la velocidad a la que movemos el palo, dominaremos varias distancias. ¡Fácil!

Dominar el tempo te puede servir para ampliar tu abanico de distancias, usando un tempo lento, medio, rápido… en función del golpe que necesitemos.

 

Nota: Por tempo entendemos la velocidad en la subida y bajada del palo, hasta el momento del impacto con la bola. NO la velocidad de bajada por si sola. O la velocidad a la que se mueve el palo.

 

 

Comprueba la presión de tu grip

Otra variable que afecta a la distancia de nuestros golpes, especialmente los más cercanos, es la presión que aplicamos al grip del palo.

Si cogemos el grip con demasiada presión tensionaremos nuestros brazos, por lo que conseguir un buen tempo será más complicado.

El truco radica en aflojar. En el PGA Tour la mayoría de profesionales aplica una presión de 4 sobre 10 en el grip en su juego corto.

 

 

Adáptate a las condiciones

Es algo sobre lo que ya hemos reflexionado en este blog, pero nunca está de más.

Condiciones climáticas diferentes, afectan a la bola de distintas maneras, consiguiendo distancias diferentes.

Las causas más comunes de variación de distancias son:

  • Frío: La bola volará menos debido a la densidad del aire (usar 1 o 2 palos más)
  • Humedad: El mismo caso que con frío.
  • Calor: La bola volará más debido a la baja densidad del aire (usar 1 o 2 palos menos)
  • Altitud: A mayor altura mayor distancia conseguirán nuestros golpes, no hay una regla estándar.

 

 

El control de distancias es un factor determinante en golf. Es la habilidad que marca la diferencia entre los grandes jugadores de golf y los golfistas aficionados.

Simplemente con algunos pequeños ajustes en nuestro juego podemos mejorar bastante nuestro control de distancia. Por lo menos, empezar a dominar los metrajes con más precisión.

Dominar la distancia de nuestros golpes de golf al milímetro es cuestión de práctica y dedicación, pero, sobre todo, autoconocimiento.

 

¡Recuerda!

No hay una fórmula mágica para dominar las distancias, tampoco una única forma correcta de hacerlo. Cada golfista es un mundo y, cada uno podemos encontrar pensamientos, recursos o sensaciones que nos ayuden.

 

Como se suele decir en golf:

Lo importante es dónde queda la bola, no cómo la has hecho llegar ahí.

 

 

¿Por qué es importante el control de distancias?

 Conocer al detalle la distancia que conseguimos con cada palo, especialmente hasta los 150 metros es crucial. Si sabemos nuestras distancias con cada palo, podremos:

  • Conseguir más precisión
  • Coger más greens
  • Fallar por el lado correcto (Lo que implica menos bunkers, hazards y obstáculo en general)

En definitiva, comprendiendo nuestra distancia exacta con cada palo tendremos más oportunidades para firmar resultados más bajos.

 

Ejercicios para mejorar el control de distancia

Ahora que ya tenemos trucos y estrategias para dominar el control de distancias vamos a ver algunos ejercicios para controlar tus distancias al milímetro.

 

 

Uno. El Reloj.

Algo que es bien sabido por todos los jugadores de golf es que la longitud de nuestro swing tiene una gran repercusión en la distancia que acabamos consiguiendo con nuestro golpe.

 

El objetivo de este ejercicio es descubrir cómo cada swing varía nuestra distancia.

Debes aprender a conocer en profundidad tus longitudes de swing para metrajes específicos, da igual si es approchando, lejos de green o en el campo de prácticas.

 

Consideraciones importantes:

Muchos golfistas confunden la longitud del swing con “lo que subimos el palo” en la subida, olvidando por completo el follow-trough (movimiento posterior al impacto).

La longitud de swing se mide desde el punto más alto de nuestro back-swing (subida) hasta el último punto del follow-trough.

 

 

Esto provoca errores:

Muchísimos jugadores aficionados crean un amplio back-swing pero acaban decelerando el movimiento en el impacto y acaban con un follow-trough mínimo.

 

control de distancia ejerciciosCuando lo que necesitamos es todo lo contrario.

Un movimiento controlado y acelerado a través del impacto.

Empezaremos con el palo más corto de la bolsa, el sandwedge y tomaremos consciencia de nuestras longitudes de swing imitando un reloj.

Debemos imaginarnos que somos un reloj, si alguien nos mira de frente, las 12 se situarán justo en nuestro zenit y, nuestro palo, será la aguja que marca la hora.

El primer paso es dominar el swing de reloj, por ejemplo si hacemos medio golpe y subimos el palo “hasta las 9” el follow-trough deberá ser, como mínimo, hasta las 3.

Una vez dominemos este movimiento, empezaremos a determinar las distancias que conseguimos subiendo el palo hasta las 8,9, 10 o las 11.

 

Debes asegurarte que el tempo y follow-trough de tu swing son constantes.

 Cuanto más conozcas tus distancias con cada hora, más letal serás alrededor de green.

 

 

Dos. La diana.

Para dominar el control de distancias debemos entrenar con objetivos muy pequeños.

Recuerda; apuntar a algo pequeño implica un fallo pequeño.

 

Este ejercicio puedes realizarlo en el campo de prácticas o zona de approach.

Crearemos diversos objetivos progresivos en distancia, puedes usar lo que prefieras; conos, varillas de alineamiento, fundas de madera ¡da igual! A mi me gusta hacerlo con palos de la bolsa, así determino una especie de escalera… ¡Te cuento!

 

Colocamos el primer palo tumbado en el suelo, en perpendicular a nuestra línea de swing, a una distancia corta (30 o 40 metros), colocando los siguientes en intervalos regulares de 5 o 10 metros.

De este modo nos quedará “una parrilla” con distancias de 30, 35, 40, 45, 50 metros… Podemos colocar la parrilla a la distancia que queramos trabajar.

Algo así como crear un campo de futbol americano.

Empezaremos por pegar bolas al objetivo más cercano y, poco a poco, de forma progresiva ir aumentando la distancia. Comprobando nuestros movimientos y sensaciones (además de los resultados) podremos evolucionar nuestro juego.

Tomando consciencia de la longitud exacta de nuestro movimiento de swing y la distancia total conseguida con cada golpe.

control de distancia - sota par

 

 

Tres. Series Regulares.

Otra forma realista de practicar nuestra regularidad en cuanto a distancias es establecer varios objetivos y realizar “competiciones” contra nosotros mismos con series cortas de bolas.

Cuando fijemos el objetivo (por ejemplo) el cartel de 100m en el campo de prácticas, realizaremos 5 golpes y apuntaremos los resultados.

 

¿Cuántas han llegado al objetivo?

¿Cuántas se han pasado?

¿Cuántas han quedado cortas?

Con este ejercicio no solo mejoraremos nuestro control de ditancias. Mejoraremos nuestro rendimiento bajo presión y podremos conocer nuestros patrones de golpes. ¡Tienen mucha información importante!

 

 

Repetición. Repetición. Repetición.

Con los dos ejercicios anteriores puedes empezar a tomar consciencia sobre la longitud de tu swing y su afectación a la distancia total de la bola.

La práctica es la única forma para dominar tus distancias de forma precisa.

El control de distancias es una de las pocas cosas que puede hacerte mejorar rápidamente como golfista, bajando tus resultados de forma considerable.

 

 

 

Control de distancia: domina tu golfMarc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc
Comparte este artículo en:

4 comentarios en “Control de distancia: domina tu golf”

  1. Marc, no me encanto de repetir que me encantan las Newsletter. Si conocia algunos de los factores, pero no todos. claro que quiero ejercicios para practicarlos. una vez a l mes mido la distancia de mis palos, pero salvo con los wedges, nunca habia medido la segunda distancia de los hierros con medio swing.
    tampoco he entendido muy bien el cuarto punto , el de coger los palos al final del grip, es porque al usar menos palo se hace menos distancia?
    Gracias de verdad por tu carta diaria.

    • ¡Muy buenas José!
      Muchas gracias a ti por tus comentarios 🙂
      Coger el palo más corto es una forma de perder un poco de distancia. Es un muy buen recurso cuando te encuentras en una distancia entre palos, siempre es mejor «perder metros» que intentar forzar el golpe para ganarlos.

      Algunos pro’s lo llevan al extremo y conocen sus distancias con el palo cogido Arriba (standard) Medio grip y por abajo de todo.

      Ten en cuenta que si acortamos el grip, también debemos acercarnos un poco la bola, hacia el cuerpo, para que el palo quede bien apoyado y nuestra postura sea la de siempre, sin doblarnos hacia adelante). ¡Animo con tu golf!

    • ¡Muy buenas Ricardo! el próximo martes, ejercicios de control de distancia 🙂

Deja un comentario

  +  79  =  89