fbpx

Evita el lado corto de green y baja tus resultados.

Los golpes a green son muy importantes. De hecho, son estadísticamente el golpe más importante en el campo de golf para conseguir buenos resultados. Por ello, el juego con los hierros es tan importante si quieres bajad de hándicap. Sin embargo, en este artículo, vamos a reflexionar sobre la otra parte de la ecuación en el tiro a green – la toma de decisiones.

Muchísimos golfistas aficionados están desperdiciando innecesariamente golpes en el recorrido porque están eligiendo objetivos inapropiados con sus golpes a green. Voy a discutir un concepto sumamente simple que puede ayudar a cualquier golfista a reducir sus resultados.

Esta es una de esas estrategias que pasa desapercibida y se le resta importancia, pero si la conviertes en uno de tus enfoques en el campo, te van a suceder cosas buenas.

 

Me refiero a evitar dejar la bola en el “lado corto de green” del green.

 

¿Qué es el “lado corto de green”?

La mayoría de los golfistas aficionados desconocen o no caen en lo que significa este término, por lo que voy a recapitular rápidamente para asegurarme de que todos estamos en la misma página.

El término «Short Siding» se refiere a cuando se falla el green por el lado más cercano a la bandera. Esto es válido para todas las posiciones / direcciones: izquierda/derecha y atrás/adelante.

 

Aquí hay algunos ejemplos para que tengamos una representación visual:

lado corto de green - sota par

 

Por el contrario, si mantienes la bola en el otro lado, te estarás dejando el «lado ancho».

 

 

 

¿Por qué el lado corto de green es tan malo?

Una de las claves para jugar con éxito al golf a cualquier nivel es evitar los dobles bogeys.

La mayoría de los doblatas suelen ocurrir cuando los golfistas quieren cazar la bandera e intentar hacer un birdie (también una estrategia errónea).

Cuando te quedas en el lado corto de green te colocas en una posición muy complicada. Básicamente el lado corto disminuye en gran medida las posibilidades de hacer un par, y ahora está en juego el bogey o algo peor.

Además, desde el lado corto de green te tentarás a jugar un golpe más agresivo, directo a bandera. Pero la realidad es que la mayoría de las veces fracasarás incluso en dejar la bola en green y se quedarás (prácticamente) en la misma posición, lo que termina en un doble bogey o algo peor.

 

Entender la dispersión y la colocación de las banderas

Cada golpe que se realiza en el campo de golf tiene dos tipos de dispersión en relación con el objetivo: de izquierda a derecha y de corto a largo.

Esto se aplica a todos los golfistas del planeta. Nadie está exento. Muchos jugadores asumen que como juegan predominantemente con una forma de golpe (por ejemplo, slice), entonces el lado opuesto del campo (siguiendo el ejemplo el izquierdo) no está en juego, y simplemente no es cierto.

 

A medida que tu capacidad de golpeo de la bola aumenta, la anchura de su dispersión se reducirá, pero sólo hasta cierto punto. Incluso los mejores golfistas del mundo tienen dispersiones mucho más amplias de lo que te crees, que es la base del sistema DECADE de Scott Fawcett.

 

A lo que quiero llegar es que, al ajustar tu objetivo en el green, pondrás en juego ciertas partes del recorrido.

 

En el lado izquierdo, verás tus patrones de dispersión si apuntas directamente a la bandera. Si pegas un poco de pull (bola directa a la izquierda), habrás puesto en juego el lado corto de green.

lado corto de green - sota par

En el lado derecho, verás los patrones de dispersión si apuntas al centro del green.

 

Si empalas tu golpe ¡genial! estarás muy cerca de bandera. Si pegas un poco de push (bola directa a la derecha) puede que la bola quede en green o puedes fallar el green, pero tendrás mucho terreno con el que trabajar. Todavía puedes hacer par, y probablemente un bogey en el peor de los casos.

La principal diferencia entre las dos estrategias es la siguiente: cuando apuntas directamente a bandera no estás aumentando realmente tus posibilidades de hacer birdie. En realidad, estás aumentando la probabilidad de hacer bogey o algo peor.

 

 

Nadie es tan bueno

Yo le diría a cualquier golfista aficionado, independientemente de su nivel, que no tiene sentido apuntar directamente a la bandera (a menos que esté en el medio del green).

Esta es la razón…

Desde 100-125 metros la mayoría de los jugadores del PGA Tour dejan la bola a unos 5-6 metros del hoyo. La mayoría de los golfistas aficionados asumirían que los jugadores profesionales y, en el peor de los casos ellos mismos, rutinariamente ponen la bola dentro de un radio de 3 metros con un wedge en la mano, pero no es así.

 

¿Sabes con qué frecuencia se emboca un putt desde 6 metros? Sólo un 15% de las veces. Para un hándicap >18, eso se reduce al 6%.

 

Por eso, ir a por la bandera es un gran error. Los mejores jugadores del mundo no pueden meter la bola dentro de los 4 metros de media con un wedge en la mano, y además sus posibilidades de embocar putts desde esa distancia son mínimas.

 

Entonces ¿Cuál es tu “excusa” para ir a la caza de banderas?

 

La estrategia más inteligente

Espero haberte convencido de que apuntar a bandera no le llevará a hacer birdies. Además, basándote en tus dispersiones de golpeo, estás poniendo en juego el lado corto de green y aumentando tus posibilidades de hacer un mal resultado.

 

Entonces, ¿qué debería hacer?

Apuntar hacia el lado ancho

 

Evita el lado corto de green y baja tus resultados.

 

Si la bandera está posicionada en el lado derecho del green, apunta un poco más a la izquierda. Si está en la parte delantera del green, coge un poco más de palo. Tampoco importa si juegas un fade o un draw, eso no debería afectar a tu selección de objetivos.

 

Haciendo esto estás moviendo tu patrón de dispersión hacia el lado más seguro, de manera que o bien llegarás al green o te dejarás mucho espacio con tu golpe de wedge. Te garantizo ahora mismo que si empiezas a mantener la bola en el lado ancho de bandera, más de lo que lo haces ahora, tus resultados bajarán.

Además, si te quedas corto, juega el siguiente golpe para que caiga más allá de la bandera. Date la oportunidad de hacer un par, pero en el peor de los casos haz un bogey. Esta es otra estrategia ganadora que ahorrará golpes a largo plazo. Debes resistirse al impulso de agravar el error inicial tomando más riesgos en los próximos golpes.

 

Gestionar las expectativas

Bien, esta es la parte frustrante. Incluso si escoge los objetivos más inteligentes, vas a fracasar en mantener la bola en el lado ancho de green muchas veces.

Eso forma parte del golf. Incluso con las mejores intenciones, vas a cometer errores. Sin embargo, si cometes menos errores durante una vuelta, podrías ahorrar hasta 4-6 golpes de media.

Conozco a muchos golfistas a los que les encantaría hacer puntuaciones más bajas sin hacer cambios en sus swings. Tu podrías ser uno de ellos.

 

Controla tu progreso

Para aquellos que no están empleando una estrategia como esta en el campo de golf, les pido que cambien un hábito. Aunque parezca sencillo, probablemente no les resulte tan fácil durante el fragor de la batalla.

Una de las mejores maneras de hacer un cambio como éste es convertirlo en algo importante y hacerse responsable. Soy un gran aficionado a que los golfistas hagan un seguimiento de sus estadísticas.

La próxima vez que salgas al campo, puedes hacer un seguimiento de las veces que te en el lado corto de green durante la vuelta. Cuando tengas aproximaciones al green, evalúa la posición de bandera y utiliza las estrategias comentadas en este artículo para elegir el palo y el objetivo adecuados.

Lleva un registro de tu progreso a lo largo del tiempo. Si consigues mejorar progresivamente tus aciertos en el «lado ancho de green», tus puntuaciones irán bajando drásticamente.

 

Sé que suena demasiado fácil, pero no lo es… Se trata de disciplina

Ser un estratega inteligente en el campo de golf tiene que ver sobre todo con la disciplina. Mike Tyson dijo que todo el mundo tiene un plan hasta que le dan un puñetazo en la cara.

Aunque el golf no es un deporte de contacto, este concepto es muy relevante. Antes de tu vuelta, puedes tener una gran estrategia, pero los primeros errores te tentarán a abandonarla muy rápidamente.

Podrías empezar tu vuelta prometiéndote a ti mismo no apuntar nunca a bandera, pero unos pocos hoyos difíciles podrían tenerte apuntando a cada bandera a partir del sexto hoyo.

 

Sólo estarás echando gasolina al fuego.

Estos son los momentos que separan a los golfistas disciplinados que pueden salvar sus vueltas frente a los que se arruinan el resultado a sí mismos. Sé que esto no parece divertido, pero ser capaz de mantener la concentración y ceñirse al plan es realmente la forma de mejorar en este juego a largo plazo.

 

 

¿Eres de tirar a bandera?

 

.

Evita el lado corto de green y baja tus resultados. Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc

.
.

Comparte este artículo en:

Deja un comentario

58  +    =  65