fbpx

Torneos de golf: 1 verdad oculta.

TORNEOS DE GOLF: Jugar un torneo de golf puede convertirse en una experiencia única, en los dos lados de la balanza. Da igual desde cual de las dos perspectivas participes en el torneo, debes tener claro que un torneo de golf va mucho más allá del golfista individualmente y de los resultados obtenidos.

 

Aunque, evidentemente, el principal propósito de realizar un torneo de golf es clasificar a los participantes según sus puntuaciones.

 

A la hora de participar en un torneo de golf, existen dos tipos de golfistas. 

Mejor dicho, dos mentalidades o formas de afrontarlo.

Por un lado, tenemos golfistas que viven el torneo de golf con temor, básicamente debido a que no confían mucho en sus habilidades; generalmente por poca experiencia o por poca dedicación al juego.

En estos casos suelen preocuparse más por “no molestar” por no “hacer nada mal” y no interferir en el correcto transcurso del partido, más que en su propio juego.

 

En el lado opuesto, por mentalidad, tenemos a los golfistas que sí confían en su juego. Mejor dicho, afrontan el torneo de golf con expectativas (de resultado) ya que, erróneamente, se proponen objetivos en torno a los resultados conseguidos.

Sea como sea, su mente está puesta exclusivamente en desempeñar un buen papel, ya sea consiguiendo un resultado concreto, quedando arriba en la clasificación, bajando de handicap…

 

 

Se suele decir que los extremos se tocan, que comparten muchas cosas.

En este caso es verdad.

 

Sé que son perfiles de golfistas muy diferentes, prácticamente opuestos si los analizamos individualmente.

Mientras unos solo se preocupan por jugar bien y mostrar un buen nivel de golf en el recorrido, los otros, simplemente quieren “pasar desapercibidos” no desentonar y ser como “el resto de golfistas” (no es que yo crea que no lo son, pero ellos si, ya que pueden sentirse juzgados por su nivel de juego.

 

 

En ambos casos comparten los mismos errores.

En ambos casos jugarán mal. Seguro.

Los dos perfiles de golfistas, aunque estén en los puntos mentales más opuestos, comparten los mismos errores y, por lo tanto, están condenados a compartir una mala experiencia en el campo de golf.

Ambos tipos de golfistas están pendientes exclusivamente de los estímulos externos, de las cosas que nunca van a poder controlar, por lo que, inevitablemente, van a dejar de lado aquello que sí pueden controlar. Su cuerpo, su mente y su golf.

El resultado será igual de catastrófico independientemente del nivel de juego de cada golfista, de mayor o menor modo se traducirá en un mal resultado.

 

En los torneos de golf nos olvidamos de lo realmente importante, centrarnos en nuestro juego y, lo más importante, disfrutar del partido, del día, de la compañía.

 

torneos de golf
Espectadores en un torneo de golf

 

Cambia la mentalidad, nadie juzgará tu golf.

Nuevamente, en ambos extremos. Ya sea porque juegas como los ángeles y consigues resultados increíbles o golpes imposibles… tampoco debido a tu mal nivel de juego, si no puedes coger calle, si fallas tus tiros a green o eres pésimo con el putt.

Nadie va a juzgar tu forma de jugar, ni se van a impresionar ni se van a lamentar.

Tus compañeros de partido (y el resto de los participantes) simplemente quieren disfrutar del golf.

Es más, el real espíritu del golf (y del deporte en general) es que es algo colaborativo, quien pueda, te va a ayudar siempre que quieras o que te dejes.

 

 

Nueva perspectiva en los torneos de golf.

Mi recomendación es tomarse los días de golf como un partido colectivo, como una vuelta que juegan todos los participantes en igualdad de condiciones.

No para rivalizar y competir (por lo menos como objetivo principal) sino para jugar a golf, compartir y aprender.

Como ya he dicho en los párrafos iniciales, tengo claro y sé que la principal finalidad de los torneos de golf es establecer clasificaciones. La competición.

Lo que quiero transmitir a la comunidad golfista es que no hace falta que la competición se traduzca en individualización deportiva. Me gustaría que las competiciones se convirtieran en un espacio agradable, apetecible…

En lugar del pseudo espacio de torturas donde todo el mundo lo pasa mal, es una de las realidades más tristes del golf. Simplemente hace falta pasearse por cualquier club donde haya competición, nunca he visto nada “bueno” destacado… lo que impregna el ambiente son las quejas, nervios y hasta gritos.

 

El ritmo es lento.

El golpe no me sale.

No me cae bien alguien del grupo.

Yo quería salir antes o después.

Un largo etcétera.

 

No es que los torneos sean algo serio y complicado, somos los propios golfistas quienes los hemos complicado con nuestra actitud, desempeño y forma de afrontarlas.

Fíjate en los que de verdad saben, en los profesionales, evidentemente lo que más les importa son los resultados. De ellos dependen sus ingresos, pero siento que ellos disfrutan mucho más del partido/torneo que cualquier aficionado que, realmente, no se juega nada y podría limitarse a disfrutar de cada instante.

 

Deja de complicarte, deja de angustiarte y empieza a disfrutar de cada momento en tus torneos de golf.

 

Cuando jugamos un torneo de golf las emociones se intensifican, nos afectan mucho más, tanto en lo positivo como en lo negativo, por lo que aprender a controlarlas se convierte en algo primordial para tener éxito en el recorrido.

 

Es algo normal, que afecta a todos los golfistas por igual. Especialmente en los torneos o vueltas que consideran “importantes”.

 

El problema de destacar vueltas o calificar los torneos de golf como más o menos importantes es que, a medida que su calificación aumenta, también los hacen nuestras emociones y sus estímulos.

Por este motivo el golf es tan demandante psicológicamente, un solo error, una sola desconexión… te penaliza mucho, demasiado en algunas ocasiones.

 

Cuando eso ocurre, cuando nos equivocamos jugando a golf, ya sea tomando una mala decisión o pegando un mal golpe, nos perdemos en el error.

Eso es fatal para nuestro juego pues difícilmente levantaremos cabeza. Cometer un error en el recorrido es algo normal, siempre va a estar ahí y no debemos dejar que el fallo marque nuestra vuelta.

 

Jugar bien a golf no trata de eliminar los errores, va de aprender a manejarlos.

 

Lo que determina el nivel de un golfista no es su forma de jugar o su falta de errores, es la forma que tiene de afrontarlos y superarse. La mayoría de los golfistas aficionados creen erróneamente que un buen nivel de juego se consigue con un buen swing.

Sin embargo, los golfistas que adquieren un mejor nivel de juego no son aquellos que mueven mejor el palo, son aquellos que tienen mayor fortaleza mental.

 

La fortaleza mental no es un don innato, es algo que se puede (y se debe) trabajar.

 

 

¿Cómo recuperarse de los errores en golf?

Estoy seguro de que has tenido vueltas donde has dejado que la frustración se adueñe de ti y de tu juego, también estoy seguro de que toda esa negatividad empezó con un simple error que se fue intensificando como una bola de nieve rodando cuesta abajo.

 

Existen tantos motivos como golfistas.

 

  • Estuviste pegándole bien en el campo de prácticas, pero no en el recorrido.
  • Cometiste un error muy tonto por una mala estrategia de hoyo
  • Tuviste mala suerte, como un huevo frito en bunker o un mal lie en el rough
  • Fallaste un putt que esperabas embocar
  • Jugaste un partido con un ritmo muy muy lento

 

 

¿Tienes herramientas para aceptar y gestionar los errores? ¿Para calmarte y mantenerte en el momento presente? Evidentemente debes ser consciente de cuales son tus fallos y estar alerta, pero no solo eso. Mi intención es ofrecerte herramientas y soluciones.

 

 

¿Cómo manejar la frustración en el campo de golf?

Aquí van algunas cosas en las que debes pensar y reflexionar seriamente la próxima vez que te sientas frustrado o enfadado en el recorrido. Justo en esos momentos en los que estamparías el palo contra el suelo.

 

  • No pasa nada por fallar. Equivocarse es una parte del aprendizaje, sea lo que sea que hiciste es algo que te servirá para ser mejor golfista.

 

  • La mala suerte existe, existe para todos, en el campo de golf incluso a los mejores golfistas del mundo les afecta. Son tus reacciones a esos momentos lo que marca la diferencia.

 

  • El siguiente golpe debe ser jugado como si no hubiera pasado o futuro, solo presente, solo ese próximo golpe.

 

  • Permítete sentir frustración, pero solo unos segundos antes de expulsarla por completo de tu cuerpo.

 

  • Cambia tus expectativas de conseguir un buen resultado ha jugar bien y cumplir con todos tus procesos

 

Repasa esta lista, tenla a mano en tus próximos torneos de golf hasta que encuentres el “mantra” que mejor te funciona para volver a un estado mental óptimo antes de afrontar el próximo golpe.

Ese es el camino para convertirte en un golfista zen, ese es el camino para eliminar la frustración y negatividad de tu golf, lo que te llevará de bien seguro a disfrutar mucho más de tu deporte favorito.

 

SotaPar - AEJGolf, una asociación para compartir tus momentos de golf con otros 10.000 jugadoresY para terminar, ya que eres un jugador o jugadora de golf en España ¿sabías que AEJ Golf organiza interesanes torneos de golf en campos de toda España? 

Pues ahí tienes una oportunidad muy buena para poner en práctica lo que has podido leer en este artículo.

¿Te animas a participar en uno?

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.
Comparte este artículo en:

1 comentario en “Torneos de golf: 1 verdad oculta.”

  1. Hej Marc!

    Lo que mucha gente no se plantea es que un torneo debe ser como una de las varias rondas que ya has jugado antes y que jugarás después. Sin más pretensiones que jugar igual o mejor que la vuelta anterior y olvidándote de como juegan los demás.

    Este pasado verano jugué un torneo entre compañeros del trabajo, donde desde hacía casi un mes, algunos ya entrenaban como profesionales. El torneo era en Ronneby [ https://sveaypablo.es/jugando-a-golf-en-ronneby-gk/ ] y jugamos a stroke-play con la fórmula greensome, ya que jugamos por parejas.

    De verdad que viendo a otros jugadores como se enfadaban o la presión que tenían durante todo el recorrido me hacían pensar que a más de uno le dará un ataque al corazón; pero yo me lo tomé con mucha tranquilidad ya que para empezar jugaba en un campo nuevo para mi (en el que no pude jugar antes) y lo hice con la intención de disfrutar de todo el recorrido, lo que resultó una tarde super agradable para mi y mi compañero. Al final, para nuestra sorpresa, nosotros quedamos terceros y aquellos jugadores más estresados quedaron los primeros empezando por el final. 😉

    Quiero mencionar algo que nunca recomiendo y que yo mismo hice en esa ocasión y se trata de nunca jugar un torneo en un campo desconocido, ya que todo seran sorpresas, lo que supondrá mandar la bola donde no quieres y por tanto perjudicar el resultado final. Si es posible, por lo menos juega, dos veces antes, todo el recorrido y si es posible que al menos una vez sea, un día o dos, antes del torneo. Uno mismo se da cuenta de como mejora la tarjeta.

    Un saludo desde Suecia

Deja un comentario

38  +    =  40