fbpx

Practicar en tees artificiales ¿perjudica mi golf?

Pegar bolas desde un tee de prácticas de hierba es uno de los grandes placeres del golf, también algo muy necesario. Por desgracia para muchos golfistas, la mayoría de los campos de práctica cuentan con esteras artificiales. Evidentemente, mucho más duraderas y prácticamente sin mantenimiento.

Muchos golfistas aficionados acostumbran a basar toda su práctica de golf exclusivamente en hierba artificial, aunque el desarrollo de materiales ha evolucionado mucho, pero incluso los tees artificales más modernos pueden presentar grandes inconvenientes al golfista.

 

¿Por qué un tee artificial perjudica mi golf?

 

#1 Aumenta el riesgo de lesión.

Pegar muchas bolas de golf, seguidas, una tras otra, es un trabajo físico duro en si mismo, además, el impacto con la bola es bastante más fuerte para las manos, muñecas y hombros de los que la mayoría se imagina.

Este impacto es mucho más intenso cuando lo hacemos sobre una base dura como el suelo cimentado, aunque estemos encima de la alfombrilla las vibraciones del impacto no se absorben en el suelo por lo que manos, muñecas y hombros pueden sufrir las consecuencias.

 

#2 pueden proporcionarte información engañosa

Para que la práctica sea beneficiosa para el juego y veamos sus resultados en el campo, necesitamos obtener una información precisa y fiable de nuestros golpes; La principal objeción a practicar (mucho) desde alfombras de golf es que no lo hacen.

 

La bola vuela más desde la alfombra:

Si alguna vez durante la vuelta te has preguntado por qué tus hierros no consiguen la distancia que esperabas, la respuesta podría ser que has practicado demasiado desde hierba artificial.

Un estudio realizado por Trackman comparó los resultados de varias bolas desde césped natural y alfombras artificiales. Los resultados concluyen que, desde la hierba natural, se imparte mucho más backspin a la bola (hasta 2 palos de diferencia) además de una mayor potencia de bola. Por otro lado, la alfombra tiene un mayor ángulo de bola lo que proporciona una distancia extra al golpe, como de medio palo aproximadamente.

 

Enmascara los sapos:

Cuando golpeamos antes de la bola en una alfombra prácticamente no lo notamos, a menos que sea muy evidente o tengamos un buen nivel de golf. Como el palo rebota en lugar de hundirse podemos estar pegando malos golpes sin saberlo, cuando desde la hierba natural sería muy evidente.

 

Puede crear malos hábitos de swing

Dicen los expertos que practicar mucho desde la alfombra puede derivar nuestro swing hacia un plano más horizontal. En la mayoría de los casos no de una forma consciente, simplemente como respuesta del cuerpo para intentar minimizar los impactos “físicos” de cada golpe.

Lo que significa que el ángulo de aproximación será cada vez más plano, eso no supone un problema a la hora de pegar maderas o hierros largos, pero puede suponer grandes problemas en el juego corto.

 

 

No todo iba a ser malo, también tiene sus ventajas:

Ventajas de practicar en un tee artifcial

 

 

#1 Desarrollo de los músculos de golf.

Pegar bolas de forma consistente depende en gran medida de la memoria muscular, que proviene de la repetición del swing. Así que mientras tengas claro que el vuelo de bola puede ser engañoso, pegar bolas desde la alfombra puede ser un buen recurso para poner a punto tu movimiento de swing.

 

#2 Entrenos de drive.

Para entrenar el drive las alfombras no suponen ningún problema, incluso desde los tees de goma, en caso de que encuentres uno que encaje con tu drive. Así que pueden ser un sitio genial para mejorar el drive.

Si no encuentras un tee de tu gusto, siempre puedes “robar” el de unas alfombras más allá, pero pega el cambiazo, para que el siguiente golfista encuentre un tee.

 

#3 Puedes acostumbrarte a la información que te dan.

Como he mencionado antes, uno de los principales inconvenientes es que enmascaran los sapos. Aunque siempre puedes desarrollar tacto y sensibilidad golfística para que, poco a poco, puedas notar qué impactos son buenos y cuáles no.

 

 

Últimas reflexiones:

El golf es un deporte de sensaciones, de toque, como se suele decir y aunque las alfombras de golf han evolucionado mucho, aún no pueden aportar las mismas sensaciones al golfista que la hierba natural.

 

Si tienes la suerte de poder entrenar desde un tee natural, deberías ofrecer una oración diaria a los Dioses del Golf y, sobre todo, darle el máximo uso posible.

Las peores desventajas pueden ser mitigadas concentrándonos en nuestro movimiento de swing, independientemente del vuelo de la bola. No así con los hierros largos, madera y drive, donde no suponen ningún inconveniente en absoluto.

Muchos campos de golf tienen un área de práctica de juego corto extensa, como mínimo con hierba natural, así que representan un lugar ideal para mejorar el juego corto (el gran olvidado) y, de paso, ganar sensaciones en el impacto.

 

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.

🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.

Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.

 

 

⚡¡Nuevo canal!⚡ Cada día a las 15:27h
Recibe el consejo del día en Telegram.

 

Practicar en tees artificiales ¿perjudica mi golf?

 

Marc Puig

@Golfing_marc

marc@sotapar.com

 

 

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

5  +  3  =  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!