fbpx

¿Está bien perder los nervios en el campo?

Perder los nervios en el campo de golf ¿Estallar en el recorrido puede ser beneficioso?

Perder los nervios en el campo de golf está muy mal visto, pero desahogarse, sacar todo lo malo de dentro no deja de ser algo importante, eso sí, a ser posible de forma útil para el golfista y sutil para el resto.

Decirle a alguien que no pierda los nervios, que no haga esto o aquello, lo único que hace es retrasar lo inevitable, incluso, en algunos casos, empeorar la situación. Cada persona es un mundo y responde de forma diferente, eso es algo que hay que entender. Todos los golfistas van a estallar tarde o temprano, pero debes asegurarte de que lo canalizas de forma útil.

 

Algunos jugadores dejan salir su rabia de forma explosiva y, en cuanto lo hacen, desaparece. Pasa en muchos deportes, pasa en la vida, la parte negativa de ello es cuando se proyecta sobre algo o alguien que está “al margen”

 

La figura del caddie (en el mundo aficionado o profesional) es la única persona que está con un jugador al 100%, pase lo que pase, así que, de vez en cuando algún jugador la toma con él. Es una mala imagen, pero si puedes olvidarte de lo que le parece a los demás y apreciar que te está ayudando a ti como jugador, entonces es mejor tener esa perspectiva. Hay una línea muy fina entre no quedar bien y afectar a otras personas y a su rendimiento.

 

La mayoría de las veces el enfado saldrá cuando no te lo esperas. No sabes cuándo va a llegar un buen o un mal golpe. Así que a veces la erupción puede llegar en un momento aleatorio, pero lo más probable es que sea una acumulación de los últimos hoyos o días o incluso meses. Y necesitas sacar esa energía, todos necesitamos sacar lo malo de dentro.

 

Todos tenemos una idea de qué jugadores estallan rápidamente y tenemos una idea de qué jugadores creemos que no se alteran demasiado por las cosas. No hay una forma correcta o incorrecta de ser golfista, pero hay una forma útil de serlo.

 

Si nos fijamos en alguien como Tyrrell Hatton, su temperamento le beneficia. Es uno de los mejores golfistas del mundo y su comportamiento forma parte de ello. Canaliza sus enfados de forma útil.

 

¿Estamos aquí para ser perfectos? Ni mucho menos. ¿Somos máquinas? Ni mucho menos. ¿Somos seres humanos? Sí. ¿Queremos ser coherentes y hacer las cosas mejor? También.

Pero a veces no aceptamos quiénes somos e intentamos encajar en un determinado molde en lugar de ser así. Generalmente algo muy vinculado al hándicap o resultado final de la vuelta.

Siempre hay una raíz más profunda en la acción superficial que alguien muestra, así que un lanzamiento de palo, un golpe en la bolsa, un mal lenguaje o lo que sea, todo eso está (simplemente) en la superficie. Para mí es más interesante y necesario llegar a la raíz del problema.

 

Es como cuando un niño tira algo y tiene una pequeña rabieta, entonces todo el mundo le regaña y le dice que no puede hacer eso. No me preocuparía demasiado por eso, me interesaría más saber de dónde viene y por qué está saliendo ahora a la superficie.

 

He trabajado bastante con golfistas de todos los niveles en este aspecto del juego y en cómo relacionarse mejor con ciertas emociones y sentimientos, como la ira y la agresividad. Forman parte del deporte y de la vida. Necesitamos una forma de agresividad en todos los deportes, en algunos más que en otros, como los deportes de contacto, pero se trata de tener una buena relación con ella y no permitir que la ira nos controle.

Cuando algo no nos funciona, nos aferramos a esa rabia y juega un papel en nuestro siguiente golpe e incluso en nuestra siguiente vuelta, y así continúa sin fin. Si vas a desahogarte, tienes que poner un límite. Tenemos que mejorar mucho a la hora de trazar esa línea y aceptar las cosas. Puede que sigamos odiándolo, pero tenemos que aceptarlo.

 

Todos ponemos a Tiger como ejemplo, pero él era uno de los mejores en esto. Piensa en lo increíble que era su habilidad y en lo frustrante que debía ser cuando pegaba un mal golpe, pero siempre era capaz de dejarlo atrás. Además de estar muy frustrado, también era un golfista muy emocionado a veces, pero lo que hacía mejor que la mayoría era que cualquier emoción volvía a su lugar, a un segundo plano, desde el que podía rendir al máximo en el siguiente golpe.

Sergio García era muy parecido, a veces muy visceral, pero la diferencia es que Sergio nunca aprendió la habilidad de bajar esa emoción a un lugar desde el que pudiera rendir. Yo diría que los dos tienen un talento muy similar en cuanto a calidad de golpeo, pero lo que marca la diferencia es su fortaleza mental y gestión emocional.

 

Sota par - perder nervios | Sergio Garcia

Sólo podemos ver lo que alguien muestra externamente, pero sí que podemos ver (y mucho) en su lenguaje corporal, yo siempre elegiría a alguien como Adam Scott por ser fantástico a la hora de mantenerse en lo que yo llamo la línea neutral. Nunca se muestra contrariado, su lenguaje corporal y la velocidad a la que camina es consistentes y el viejo adagio de no ser capaz de decir si está cinco por debajo o cinco por encima del par.

 

Todo lo contrario que tus amigotes de golf que, de bien seguro, eres capaz de saber cómo les está yendo la vuelta solo de verlos andar.

Una buena idea es que, justo antes de que te sientas a punto de estallar, te tomes un respiro o unas cuantas respiraciones intencionadas, ya que eso te tranquiliza y te da la oportunidad de ser un poco más lógico en lugar de emocional.  Esos 5-10 segundos pueden ser cruciales para lo que ocurra después. Suena muy obvio, pero no muchos de nosotros lo hacemos.

 

Así que, ya sabes. No hay nada malo en perder los nervios en el recorrido o lamentarse por un mal golpe, de hecho, siempre que sepas dejarlo atrás va a ser beneficioso para tu golf. El único problema de estallar en el recorrido es que (seguramente) vas a acabar arrastrándolo durante todo el hoyo, por no hablar de los daños colaterales y el mal rato que les harás pasar a tus compañeros de partido.

 

La reflexión de hoy es clara.

Debes encontrar la forma de canalizar tus frustraciones para pasar página, sin molestar al resto de jugadores.

 

¿Está bien perder los nervios en el campo?Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc

 

 

¿Te gustaría mejorar la gestión mental de tu golf?

¡Escríbeme para una sesión individual!

      +  36  =  44

    Comparte este artículo en:

    Deja un comentario

    5  +  4  =  

    Descubre más desde Sota Par

    Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

    Seguir leyendo