fbpx

¿DEBERÍAS COMPRAR PALOS NUEVOS O TOMAR CLASES?

Hace poco publiqué esta encuesta en instagram preguntando a los golfistas en qué invertirían 2.000 euros para su golf: ¿en clases o en palos nuevos?

palos de golf
@golfing_marc

 

Aunque estos resultados, evidentemente, no son nada científicos, esperaba que la mayoría de los golfistas respondieran como lo hicieron, es decir, invirtiendo en palos.

 

Como ya sabes, el golf puede ser un juego caro. Los greenfees, la ropa, los accesorios, los palos, las bolas, los desplazamientos, las cervezas y todo tipo de gastos varios se van acumulando con el tiempo.

Es posible que la mayoría de los que estáis leyendo esto ni siquiera tengáis 2.000 euros para gastar en golf, pero la cifra es sobre todo hipotética. La razón por la que pregunto es porque a menudo veo a los golfistas persiguiendo mejores resultados con el dinero que sí tienen para invertir, pero apuestan por la decisión errónea.

 

Quiero hablar de cómo creo que se puede gastar de forma más eficiente para que realmente suponga una mejora para tu golf.

 

En general, creo que para la mayoría de los golfistas aficionados que buscan mejorar significativamente su rendimiento en el campo de golf, su dinero se gasta mejor trabajando con un profesional de la enseñanza calificado en lugar de comprar palos nuevos.

 

 

La diferencia fundamental entre los palos y el swing

He escrito mucho en esta página web sobre lo que los nuevos palos de golf pueden y no pueden hacer por tu juego. Aunque animo a todos los golfistas a que se pongan en manos de un profesional de los palos de golf, clubmaker, con sus palos, describiría la obtención de los palos adecuados al golfista como un refinamiento del juego, no un avance.

No puedo hablar de la situación de todos los golfistas, pero no creo que se produzcan grandes avances en la capacidad de puntuación en el campo de golf simplemente comprando palos nuevos.

Sin duda, puedes recortar algunos golpes de tu resultado final haciendo que tus golpes malos no sean tan malos (esto te lo da un palo a medida no un palo nuevo), y mejorando un poco tus mejores swings.

La razón es que ningún palo de golf puede arreglar los defectos fundamentales del swing de un jugador. Las grandes marcas de palos suelen decir lo contrario porque su modelo de negocio se basa en que los golfistas cambien constantemente (cada dos años) sus palos.

Aunque en sotapar.com escribo sobre todas las demás formas de mejorar los resultados (estrategia, juego mental, rutinas de práctica), no podemos escapar del hecho de que el swing de golf es el principal vehículo que impulsa tu capacidad de puntuación durante la vuelta.

 

He tenido la suerte de aprender de uno de los mejores clubmakers de la industria desde que empecé con este proyecto y creo que tengo un firme conocimiento de lo que son unas expectativas razonables cuando se trata de mejorar palos de golf.

 

Aquí hay una breve (y verdadera) historia sobre un golfista que creo que ilustra un punto válido sobre la fijación de su swing frente a cambiar sus palos…

 

 

 

Un golfista entra en una sesión de fitting

Un golfista acudió a una sesión de fitting porque no entendía por qué sólo golpeaba la bola a 150-170 metros con su driver, a pesar de tener una velocidad de swing que ronda a las 100 millas por hora.

Tras hacerle golpear varias bolas con un monitor de lanzamiento, el Fitter (titulado y experto) se dio cuenta rápidamente de lo que estaba ocurriendo.

Su trayectoria de swing era tan drástica de fuera a dentro, y su palo estaba tan abierto en el impacto, que seguía pegando golpes muy cortados y altos (slice) que no llegaban muy lejos a pesar de tener un swing bastante potente. De hecho se colocaba con la cara del palo bastante cerrada en el stace para intentar subsanar ese error.

 

El Fitter le dijo que hasta que no arreglara ese defecto del swing y corrigiera la trayectoria de su palo, no había ninguna cabeza de driver ni varilla en el planeta que pudiera hacer que golpeara la bola más recta en el rango de 200 – 220 metros que era capaz de hacer (si no existieran esos defectos de swing).

 

Este golfista podría haber comprado el mejor driver del mercado y haberlo ajustado a la perfección, pero su defecto de swing persistiría.

 

Tal vez el golfista podría haber puesto una tirita en su swing, cambiar el grip o cerrar la cara del palo, pero si este jugador quería coger más calles y golpear la bola más lejos, tendría que trabajar en su swing.

 

Sencillamente, los palos de golf no pueden arreglar los defectos importantes de swing. Tienes que hacer ese trabajo tú mismo.

 

Sin embargo, la mayoría de los golfistas no quieren creerlo.

A veces por pereza o desconocimiento.

A veces por creerse las publicidades de las marcas o consejos de vendedores con pocos conocimientos de palos de golf y muchas ganas de vender.

 

 

Lecciones primero, palos después

Si eres un golfista que lucha frecuentemente por conseguir que la bola vuele en la dirección a la que apuntas (después de todo, ese es el objetivo del golf), te recomendaría encarecidamente que no gastaras tu dinero en palos de golf nuevos para resolver este problema.

Si quieres arreglar tu swing de golf, y tienes el tiempo y el dinero para hacerlo, entonces creo que tus esfuerzos serán más eficientes bajo la mirada de un profesional de la enseñanza que sea adecuado para ti.

 

Cualquier fitter que sea honesto y esté bien formado probablemente te dirá lo siguiente:

No intentes comprar un palo nuevo o ponerte en forma si estás planeando hacer GRANDES CAMBIOS en tu swing.

 

La razón es que, si haces cambios serios en tu swing trabajando por ti mismo o con un profesor, entonces las especificaciones de los palos que necesitas podrían cambiar drásticamente.

 

 

Yo mismo pasé por este problema.

Hace años, cuando todavía era un golfista imberbe tenía una trayectoria de swing bastante vertical, de fuera a dentro, que producía principalmente un vuelo de bola fade. No podía mover la bola en forma de draw ni para salvar mi vida.

Entonces recibí unas cuantas lecciones con un gran entrenador que cambió por completo la trayectoria de mi swing, y me hizo moverme más en una trayectoria de dentro a fuera, lo que cambió la forma de mis golpes a un draw.

Poco tiempo más tarde, descubrí en una sesión de fitting que el ángulo de lie de mis hierros era completamente erróneo para mí. Mis hierros eran demasiado verticales, y sin que yo lo supiera, estaba alterando mi swing para adaptarme a este problema.

Cuando me corrigieron los palos hacia un ángulo de lie mucho más plano que se adaptaba a mi trayectoria de swing, mi vuelo de bola se enderezó considerablemente. Fue una gran mejora, pero no un gran avance. El trabajo que había realizado en mi swing era lo que más me ayudaba a conseguir esos resultados.

Lo que quiero decir es que, si vas a arreglar tu propio swing, entonces tus necesidades de equipamiento pueden cambiar. Tendría sentido invertir en el equipo adecuado cuando esos cambios estén casi terminados. (Hablo siempre de cambios muy drásticos en el swing)

 

 

Si realmente quiere mejorar su rendimiento

Volvamos a nuestros hipotéticos 2.000 euros que tenías que invertir en tu juego de golf.

 

Podrías utilizar ese dinero para comprar palos de golf nuevos. Podrías comprar el nuevo driver Stealth del que se habló mucho durante su lanzamiento y, de repente, nunca más se supo… o quizás un nuevo juego de wedges, incluso un nuevo putter para embocar más golpes dentro de green.

 

Pero ¿realmente va a recortar 5, quizás 10 golpes de tu resultado?

No lo creo.

 

Pero si toma esos 2.000€ y decides trabajar con un profesional de la enseñanza, podría hacerlo. Dependiendo de a quién acudas y de lo que te cobren, podrías conseguir entre 15 y 30 clases.

Si encuentras un buen profesor que se adapte a tu estilo de aprendizaje y estás dispuesto a hacer el trabajo que te prescriba, puedes hacer grandes progresos en tu juego con esa cantidad de clases.

La bola de golf recibe sus órdenes de vuelo en el momento del impacto con la cara del palo. El tipo de equipo que se utiliza juega un papel importante en lo que la bola de golf va a hacer, pero no te equivoques, la calidad de su swing es la principal fuerza motriz, no el palo.

 

 

Clases > Palos de golf

Obviamente hay más opciones para gastar el dinero, pero para el propósito de este artículo quería ofrecer la decisión binaria entre invertir dinero en un nuevo palo(s) de golf, o trabajar con un profesional de la enseñanza.

 

Para concluir, creo que, si tu verdadera intención es hacer un avance en tu capacidad de puntuación, entonces es mejor gastar el dinero en clases de golf.

Es más trabajo, y ciertamente más tiempo, pero ¿cómo se puede esperar mejorar en algo si no se aprende de alguien que tiene el conocimiento, y luego poner en práctica lo que está prescribiendo?

Siempre habrá un nuevo palo de golf con más tecnología, y si pospones esa compra durante un año o dos, y utilizas tu presupuesto en mejorar tu juego de golf, creo que estarás más contento con los resultados generales.

 

Estas reflexiones son sólo mis pensamientos, pero me encantaría escuchar a cualquier persona que haya pasado por los cambios de palos de golf en lugar de trabajar con un profesional de la enseñanza, o al revés quien ha decidido invertir en clases en lugar de comprarse unos palos de golf nuevos.

 

Siéntete libre de publicar tu experiencia (u opinión) en la sección de comentarios a continuación.

 
 
¿DEBERÍAS COMPRAR PALOS NUEVOS O TOMAR CLASES?

 

Marc Puig
@Golfing_marc
marc@sotapar.com

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.
Comparte este artículo en:

1 comentario en “¿DEBERÍAS COMPRAR PALOS NUEVOS O TOMAR CLASES?”

  1. Creo que lo primero es contar con un profesional que «sepa enseñar» pero unos palos a medida te ayudan mucho.

Deja un comentario

85  +    =  93