fbpx

Buggies de golf, origen, historia y evolución.

Los buggies en golf, ese elemento característico, prácticamente identitario.

Para quienes no juegan a golf es un elemento fácil de identificar y relacionar con este deporte.

Para quienes jugamos a golf los buggies siempre han estado allí y siempre de la misma forma, estos “cochecitos” no han evolucionado demasiado en cuanto a diseño, pero enormemente en lo que a rendimiento respecta.

 

En sus inicios no tuvieron demasiada aceptación, de hecho, pasaron más de dos décadas desde su aparición hasta que se introdujeron masivamente en los campos de golf.

 

 

Un buggy al detalle

El buggy estándar mide 2,4 metros de largo por 1,2 metros de ancho y 1,8 metros de altura. Su peso varía entre los 410 y los 450 kilos y la mayoría están equipados con motores de 4 tiempos, hoy en día, alimentados por batería con unos 10 caballos de potencia.

 

Historia temprana

El golf moderno, como ya hemos comentado anteriormente, se originó en Escocia. Aunque hay evidencias de que se jugaba a golf mucho antes, se dice que miles de años atrás, en China. Los Romanos también practicaban el golf, pero se considera Escocia como cuna del “golf moderno” desde donde ha evolucionado al deporte que conocemos hoy en día.

En sus orígenes en Escocia, los buggies no tenían cabida puesto que todo golfista era acompañado por un caddie que cargaba con sus palos y pertinencias. Dada la tradicionalidad del juego se produjeron muy pocos cambios hasta bien entrado el siglo XX.

Llegado ese momento, en pleno apogeo de la revolución industrial, se empezaron a aceptar cambios e innovaciones que facilitarían el juego a los golfistas.

La innovación más destacada tuvo lugar en 1932, de la mano de Lyman Beecher, originario de Florida.

Beecher inventó un carrito para desplazarse por el campo de golf, con capacidad para dos personas. La principal diferencia con los buggies de hoy es que este, estaba propulsado por humanos, concretamente por dos caddies.

Era más bien una especie de “Rickshaw” esos vehículos ligeros propulsados por personas, típicos de Asia.

 

 

Primeras apariciones

El primer partido de golf de la historia, jugado con buggy se disputó en el Bilmore Forest Country Club (Carolina del Norte, EEUU).  Lyman, el inventor, disponía de mala salud y le resultaba difícil andar todo el recorrido en ese club de golf montañoso.

Casi al mismo tiempo, John Keener (J.K.) Wadley, un hombre de negocios de Arkansas, señaló que en Los Ángeles se usaban carros eléctricos de tres ruedas para transportar a los ancianos a las tiendas de comestibles. Se dice que el señor Wadley compró uno de ellos para jugar al golf.

El uso de Wadley del carro eléctrico siguió siendo desconocido para Beecher cuando comenzó a trabajar en una versión modificada de su carro original estilo rickshaw. Agregó dos ruedas al frente y un motor a batería, pero no fue muy eficiente y requirió un total de seis baterías de automóvil para completar un campo de 18 hoyos.

Varios otros carros de golf eléctricos surgieron en las décadas de 1930 y 1940, pero ninguno de ellos fue ampliamente aceptado. Las personas mayores o discapacitadas que querían disfrutar del deporte las encontraron útiles. Pero la mayoría de los golfistas seguían felices caminando por el campo con sus caddies.

 

 

La aceptación de los buggies.

La popularicación de los buggies de golf empezó en la década de los ’50 gracias a la labor de R.J. Jackson, un magnate del petróleo Texano que consiguió una patente estadounidense para un carro de tres ruedas con motor de gasolina.

El nombre de este primer modelo era Arthritis Special.

Buggies de golf, origen, historia y evolución. Buggies de golf, origen, historia y evolución.

Comercializado originalmente para golfistas mayores, enfermos o discapacitados, este primer modelo consiguió innumerables ventas, pero, pronto, todos los campos de golf estadounidenses prohibieron la utilización del aparato en sus recorridos.  Básicamente porque producía mucho humo y aún más ruido.

La empresa “madre” del buggy de golf tal y como lo conocemos hoy en día es Marketeer. Una empresa fundada por Merle Wiliams en California el año 1951.

Marketeer comenzó la fabricación de lo que es considerado el primer buggy eléctrico diseñado exclusivamente para el golf. Pero estos buggies eran caros y pocas personas podían pagarlos.

En sus inicios, además, muchos campos no permitían la utilización de buggies eléctricos, para poder utilizarlo requerían que el golfista presentara una prescripción médica.

Pronto, sin embargo, los campos de golf y los clubes de campo se dieron cuenta del potencial de ingresos de los carros eléctricos. Y empezaron a alquilarlos a jugadores que no podían permitirse comprar uno.

En menos de diez años, cuando ni tan siquiera había acabado la década varias empresas se dedicaban a la fabricación de buggies de golf eléctricos.

 

Marcas emergentes en los 50, referentes de hoy.

E-Z Go

Los coches de golf E-Z Go fueron introducidos en 1954 por Beverly y Billie Dolan en Augusta, Georgia. En aquellos días, los carritos de golf se fabricaban en un pequeño taller mecánico. Pero hoy, la empresa cuenta con una gran instalación de última generación. EZ GO es ahora uno de los principales fabricantes de carritos de golf del mundo.

 

Cushman

Cushman tenía una larga trayectoria en la fabricación de coches eléctricos. La compañía disfrutaba de una reputación en todo Estados Unidos por producir los vehículos preferidos por los asistentes de parquímetros. Estos asistentes fueron llamados camareras de metro. El primer carrito Cushman para golf incluía un motor eléctrico de 36 voltios fabricado por GE.

 

                                                         

Evolución de la industria de buggies

La creciente industria de los carritos de golf se aceleró aún más en la década de 1970. Durante los años setenta, los fabricantes de carros encontraron un nuevo nicho fuera del campo de golf. Los mismos buggies que fabricaban para los campos de golf también eran adecuados como medio de transporte en comunidades pequeñas y cerradas y en islas.

Peachtree, Georgia, y The Villages, un centro de retiro en Florida, son solo dos ejemplos de comunidades conectadas a través de vastas redes de senderos para buggies de golf.

El diseño básico de los buggies de golf no ha cambiado mucho. Ahora incluyen nueva tecnología que loss hace más duraderos y seguros que nunca.

En la década de 1950, el buggy de golf promedio solo podía completar de 18 a 27 hoyos con una sola carga. En la década de 1980, ese número aumentó a cinco recorridos de 18 hoyos. Y hoy en día, la mayoría de los vehículos realizarán entre siete y ocho viajes en un recorrido completo sin necesidad de recargarlos.

 

¿Y tu?¿juegas con buggy tus partidos de golf?

 

 

¿te ha parecido interesante y no nos recibes vía mail?

Únete a la newsletter de golf más activa.

No te pierdas nada. Todo tu golf, a diario, en tu dispositivo.

 

4 grandes errores de los par 5 ¡No caigas más!

Un hole in one en Japón es motivo de desgracia

Hoyuelos en las bolas de golf: motivos y ventajas

Deja un comentario