fbpx

4 razones por las que tus resultados no mejoran

El camino hacia ser un buen golfista es largo y complicado, hay que dominar la técnica, tener una mentalidad fuerte y unos nervios de acero.  Los mejores golfistas del mundo se pasan el día (o la temporada) trabajando en todos los aspectos de su juego, para mejorar sus resultados.

 

Bajar solo 1 golpe en la media de resultados es una importante mejoría en el juego del golfista.

 

En el lado opuesto tenemos al golfista aficionado, por norma general, llega un punto en el que se estanca y no consigue mejorar, ni si juego ni sus resultados. Conozco a muchos golfistas aficionados que, desde hace años, tienen el mismo handiap, el mismo nivel de juego.

 

¿Por qué el golfista aficionado no mejora?

Existen 4 causas principales para que tu golf se estanque… Te las resumo en este post y además ordenadas, de mayor a menor en cuanto a la importancia que tienen, cada uno de estos factores, al resultado de tu vuelta de golf.

 

 

Razón 1 – La Principal:

Concentración en el proceso o concentración en los resultados.

Sin saberlo, estamos programados para enfocarnos exclusivamente en los resultados. Desde bien pequeños nos han enseñado que lo único que cuenta, lo único que importa son los resultados.

Estudia y pórtate bien, para sacar buenas notas. Si sacas buenas notas podrás acceder a una buena universidad que quieras. Si lo consigues, se te abrirán las puertas para una buena posición laboral que te permitirá ganar mucho dinero y ser muy feliz. Estamos programados para pensar en cómo el resultado de todo afectará a nuestras vidas.

 En golf no es diferente, casi me atrevo a decir que es peor. El resultado lo es todo. Debo meter ese putt, para conseguir este resultado que me permitirá… bajar de handicap / ganar el torneo / bajar del par… ¡Lo que sea! El tema es que solo nos enfocamos en los resultados.

¿Qué hay de malo en ello?  Que, sin darnos cuenta, creamos mucha presión a nuestro alrededor. Tanta que no solo afecta a nuestro juego, también a nosotros mismos, de varias formas:

 

  1. Aceleras los golpes y no sigues los pasos correspondientes.
  2. No puedes controlar el resultado es algo incierto. Si te concentras en cosas inciertas el camino será complicado. En cambio, sí que tienes un absoluto control sobre tus rutinas previas al golpe.
  3. Te fijas en las cosas que podrían impedirte lograr el resultado deseado. (el bunker al que no quieres ir, el árbol que no quieres tocar, etc.) Lo que impide y limita tus movimientos.
  4. El impacto de no alcanzar el objetivo es mucho mayor. Debido a que mentalmente, te has alejado mucho más del resultado.
  5. Te hace propenso a buscar motivos “tangibles” que te impiden alcanzar tu resultado, el más generalizado, el swing de golf. Desviando la atención hacia qué hay que corregir.

 

Necesitas un cambio de perspectiva mental.

Aprender a ponerse en el “Estado mental de golf” es tu nueva prioridad. Consiste en aferrarse a un proceso de juego, que te va a dar la oportunidad de realizar tu mejor golpe en cada intento.

Mides el nivel de cada golpe ejecutado no por donde fue la bola sino por como de bien has desarrollado el proceso del golpe y si has seguido al 100% la rutina establecida. De hecho, toda tu vuelta de golf debe ser analizada por cómo has actuado en cada golpe.

Este es el primer paso para aprender a desarrollar un mejor juego mental en el campo de golf. Tener claro ese concepto y ceñirse a los procesos es una parte fundamental en tu progreso, te ayudará a estar más concentrado (pegarás mejores golpes) y acabarás jugando a golf sin miedo.

 

 

 

Razón 2 – de gran peso

La forma en la que entrenas (si es que entrenas)

Cuando te diriges al campo de prácticas… ¿Tienes claro qué vas a entrenar? Quizá vas a practicar tus debilidades y mantener tus fortalezas… Quizá pasarás el rato cambiando de palo al azar o, directamente, una combinación de entreno en bloque y golpes aleatorios.

El primer paso para mejorar tu juego es establecer tus objetivos de entreno. Pero, a menos que recopiles de forma correcta las estadísticas de tu juego te va a ser muy complicado. Un entreno en bloque es cuando te centras exclusivamente en una sola cosa para “todas” las bolas de la sesión, es donde aprendes a replicar un determinado movimiento par hacerlo una y otra vez. (activando la memoria muscular).

Este tipo de entrenos te permite estar completamente concentrado en qué estas haciendo, las sensaciones y movimientos de tu cuerpo, sin prestar atención a los estímulos externos. Entrenar en bloque te permitirá desarrollar áreas concretas del juego y adaptarte a ellas en el recorrido.

Por ejemplo; si has practicado el chip rodado a tope, te será fácil jugar chips rodados en el campo. Si has practicado huevo frito en bunker, podrás sacar los huevos fritos con más facilidad. Asegúrate de planificar bien tus entrenamientos y tener muy claro qué vas a trabajar en cada momento.

 

 

Razón 3 – Muy decisiva.

No controlas tus nervios.

Una de las principales diferencias que existen entre el campo de prácticas y el recorrido es nuestro nivel de excitación / nerviosismo. El mejor golf se juega desde un estado fisiológico y psicológico moderadamente excitado.

Siguiendo este precepto y llevándolo al mundo profesional, podemos afirmar que muchos golfistas juegan mejor en torneo que en días de práctica. Por ejemplo, fijémonos en Ian Poulter, sus mejores actuaciones han sido en Ryder Cup, cuando ha sacado a relucir su pasión y excitación. (Solo hace falta verle la cara en el campo).

4 razones por las que tus resultados no mejoran

Sí. En realidad, los nervios son buenos si sabemos canalizarlos correctamente. El problema viene cuando esa excitación se convierte en nerviosismo o, directamente, en pánico y ansiedad. Si esto ocurre nuestro juego está en peligro, vamos a perdernos aspectos clave del golpe, no seremos fieles a la rutina, etc. Es vital aprender a controlar los nervios y crear un buen estado mental, algo que se puede trabajar en el campo de prácticas.

 

 

Razón 4 – A tener en cuenta.

Tu swing de golf no fluye libremente.

Otra gran diferencia entre el campo de prácticas y el recorrido es que, generalmente, en el campo te centras demasiado en el resultado. Aquí sí importa donde va la bola y, como hemos comentado en el punto 1. Tu movimiento no fluye. Los humanos estamos programados para detectar el peligro y protegernos de él. Por este motivo aferrarse al proceso y usar técnicas de visualización es tan importante en golf. Dicen que es la clave del éxito para ser un buen golfista.

 

 

¿Cuántos de estos motivos limita tus resultados? 

 

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.

🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.

Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.

 

 

 

¿Quieres más contenidos de golf?

En Formato vídeo: Todo tu Golf.

En Formato audio: podcast.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

74  +    =  75

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!