fbpx

Tu peor enemigo en el campo de golf.

Hay algo que los golfistas hacemos a partes iguales, la mayoría de veces, no nos damos cuenta del error que cometemos o cómo empleamos energías en apuñalarnos por la espalda a nosotros mismos. Me sabe mal usar esta expresión así de cruda, pero es la verdad. Los golfistas somos nuestro peor enemigo.

 

Una vez en el recorrido todo el mundo quiere jugar bien, algunos llevan el éxito o el fracaso mejor que otros, pero todos coincidimos en que en algún momento de la vuelta vamos a intentar sabotearnos a nosotros mismos.

 

Sin ninguna maldad.

Simplemente por supersticiones o creencias tontas que acaban inundando nuestra mente.

 

 

Me explico un poco mejor; El golf es el deporte más mental que hay, lo sabe cualquier golfista. Pero, aún así, seguimos dejándonos influir (mentalmente) por cosas que poco tienen que ver con el golf o con el golpe que tenemos por delante.

 

Yo mismo he sido víctima de las perversidades de mi mente en el campo de golf, por ello sé muy bien de lo que hablo. No me refiero a enfrentarse a un putt de 3 metros en el hoyo 18 para ganar el torneo… Ahí duda cualquiera a menos que sea un golfista experto, acostumbrado a competir y jugar para ganar.

 

 

Quiero reflexionar sobre las manías y supersticiones en el campo de golf.

Esos gestos, objetos o rituales que parecen básicos para jugar bien a golf o dar un buen golpe, pero que en realidad no tienen ningún vínculo con el golpe ni ninguna forma posible de alterar el golpe que pretendemos dar. Bueno sí que tiene una forma, metiéndose en nuestra mente y convenciéndonos de que ese es el elemento determinante.

 

Como me imagino que suena muy abstracto, pondré algunos ejemplos que he sufrido en mis propias carnes cuando jugaba alta competición:

 

 

LA FUNDA DEL DRIVER.

Durante muchos años he jugado con la funda “Tigre” de Tiger Woods en el driver, una especie de homenaje o imitación a mi ídolo. El caso es que cuando utilizaba el driver para dar el golpe de salida en cualquier hoyo, la funda debía estar perfectamente colocada en la bolsa (sin palo).

Si por algo la funda se movía u ocurría la peor catástrofe, que cayera al suelo, tenía que volver a la bolsa a ponerla bien. Si no lo hacía, el golpe con el driver no iba a salir bien.

Hecho que me llevó en más de una ocasión a estar más pendiente de la funda que del golpe.

 

 

 

LA MONEDA PARA MARCAR LA BOLA.

Otro objeto que me dio y me quitó mucho mentalmente. Para marcar la bola en green siempre usaba lo mismo, una moneda de 5 coronas danesas, recuerdo de mis estancias veraniegas en Dinamarca.

Pero la cosa no acababa ahí. No me bastaba simplemente con marcar la bola SIEMPRE con la misma moneda, debía dejar la moneda en el suelo por una cara concreta. La cara de la moneda que me hacía embocar los putts. Y realmente me convencía de ello, si marcaba con la cara A el putt entraría, si marcaba con la cara B era imposible meterlo.

Podría mencionar algunos más, pero, de momento, me da vergüenza sincerarme más. Aunque ya era consciente de que eran tonterías absurdas, cuando me veo escribiendo sobre ellas y relatándolas me doy cuenta de que únicamente son barreras mentales que me ponía a mi mismo.

 

Un mal que afecta a muchos golfistas aficionados.

 

No soy el único golfista que ha pasado por este tipo de pensamientos o situaciones, son muchos los golfistas aficionados que tienen este tipo de manías y supersticiones. OJO, no hay nada de malo en tener objetos, talismanes o amuletos que nos aporten un “extra” de seguridad a la hora de jugar a golf.

 

Siempre que sean estímulos positivos y que tengamos claro que son simplemente eso, estímulos, nunca cosas determinantes para nuestro golf.

 

Otro punto de vista que debemos tener MUY CLARO es que simplemente tienen el poder que nosotros mismos queramos otorgarles. El peso que le demos en nuestra mente.

 

Si te convences de que algo va a salir bien, probablemente lo hará.

Si te convences de que algo va a salir mal, probablemente lo hará.

 

Para el golf o para cualquier aspecto de la vida. Así que espero que te quede muy claro que lo único que determina tu nivel de golf y la suerte de tus golpes es tu predisposición mental, así como, la actitud con la que los afrontes.

 

Ya sabes, tu mente puede ser tu peor enemigo o tu mejor aliado en esta guerra del campo de golf.

 

 

 

¿Tienes alguna superstición en el campo?

Comentarios más abajo.⬇⬇⬇

 

 

Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.

 

Tu peor enemigo en el campo de golf.

 

Marc Puig
@Golfing_marc
 
Comparte este artículo en:

Deja un comentario

3  +  7  =