fbpx

Escapa de la cárcel en el campo de golf.

En el campo de golf podemos encontrar trampas y obstáculos, sin embargo lo más complicado de todo es escapar de la cárcel sin pagar una larga condena.

 

El post de hoy viene con “regalo” quiero daros a todos una tarjeta de salida de la cárcel para que la llevéis siempre en la bolsa de golf, eso sí, tendréis que saber cuándo usarla.

Uno de los grandes errores de los golfistas aficionados es que no saben cómo (ni cuándo) salir de la cárcel. No es un lugar en el que quieras estar, pero necesitas salir de la manera correcta a no ser que quieras alargar tu condena en el campo de golf.

 

Por desgracia, muchos golfistas ni siquiera saben que están en la cárcel.

cárcel en el campo de golf - sota par

El problema viene porque mayoría de nosotros somos tercos y no queremos aceptar nuestras sentencias. Ni mucho menos nuestro error. Queremos hacer una fuga espectacular como en la película de Cadena Perpetua (Shawshank Redemption) Por eso, a menudo hacemos grandes apuestas que nos llevan a permanecer en nuestras celdas más tiempo del que deberíamos.

Dicho todo esto… dejaré mi metáfora carcelaria y entraré en detalles. Reconozco que igual me he venido un poco arriba, pero creo que así se entiende mejor sobre lo que quiero hablar.

 

Así es como se ve la cárcel en el campo de golf:

Antes de seguir quiero aclarar que no eres tu como golfista quien entra en la cárcel, es tu bola la que se ve detrás de los barrotes:

 

Atrapada entre los árboles, con una abertura muy estrecha para avanzar hacia el green.

Hundida en un búnker de calle a unos pocos metros de un talud pronunciado.

Sometida a un terrible lie en el rough, y con un green protegido.

 

La lista sigue y sigue, pero espero que entiendas el punto con estos tres ejemplos. Estar en la cárcel es esencialmente cuando nos acercamos a nuestra bola y, al encontrarla, murmuramos #@%$ para nosotros mismos.

 

Deja de darle vueltas a la cabeza, cuando estás en la cárcel solo tienes dos opciones:

 

La opción 1 es tomar tu medicina y llevar la bola a un lugar seguro, que puede (y suele) estar sólo a unos pocos metros. La opción 2 es cuando te convences de que tienes la habilidad para realizar el increíble golpe necesario para llegar al green. Por favor, no elijas la opción 2 nunca.

Yo mismo he elegido la opción 2 muchas veces a lo largo de mi vida de golfista, y he visto a muchos golfistas hacer lo mismo. Por lo general, no funciona bien. La mayoría de las veces terminas en un lugar peor que el que tenías originalmente, y llegado a este punto estás en territorio de doble/triple bogey.

Básicamente estás prolongando tu estancia en la cárcel porque no aceptas la realidad.

 

No seas como los profesionales

Me gusta hablar mucho de los jugadores profesionales de golf porque sé que la mayoría de los golfistas aficionados los ven por televisión. Hay mucho que podemos aprender de los profesionales, pero hay que ser conscientes y cautos, también hay cosas que nunca deberíamos intentar emular. Esta es un área en la que creo que deberíamos alejarnos de lo que ellos hacen.

 

cárcel en el campo de golf

 

Cuántos torneos hemos visto a un tipo atrapado en los árboles, moviendo a la multitud porque ve un resquicio por el que puede pasar la bola (suele ser Phil Mickelson, Bubba Watson o uno de estos tipos con unas manos increíbles).

David Feherty aparece en escena dando una dramática explicación. Exclama que no tiene tiro y que es imposible. No tiene nada que hacer… Casi siempre lo consigue, y todos nos quedamos asombrados del golpe que acaba de dar, por si fuera poco, en algunas ocasiones, incluso se dejan buenas opciones de birdie.

 

Lo que te mostraron es a los otros 20-30 golfistas que ese día estaban en la parte baja de la tabla de clasificación y que la estaban hundiendo sus opciones entre los árboles en un intento de ganar algo de dinero extra. Esos pobres tipos no se libraron de la cárcel y tú, muy probablemente, tampoco.

 

Elige la opción 1 SIEMPRE.

 

La opción 1 es la decisión más inteligente, y te llevará a una mejor puntuación en promedio. La forma más rápida de destruir una vuelta de golf es no darse cuenta de que estás en la cárcel, y convencerte de que puede hacer un golpe que tiene un 5-10% de posibilidades de éxito.

Tienes que jugar siempre en los porcentajes más altos si quieres convertirte en un mejor golfista. Solo una mala decisión en tu vuelta puede ser la diferencia entre hacer un 95 o un 85.

 

Diez golpes suenan un poco dramático, pero déjame explicarte por qué.

Digamos que estás en la cárcel en el hoyo 6. Tienes un lie realmente desagradable en el rough, pero decides hacer fuerza y tratar de reventar un hierro 5 al green. El rough agarra la cabeza del palo en el impacto y provoca que el golpe se salga de los límites.

Tu ronda podría haber ido muy bien hasta ese momento, pero es esa decisión la que te impidió hacer 85 golpes. Haces un triple bogey, y tu impulso fue completamente sofocado.

 

Hay dos cosas que quiero que te lleves de este artículo:

 

1) Empieza a darte cuenta cuando estés en la cárcel.

2) No te engañes a ti mismo pensando que tienes la capacidad de realizar golpes muy difíciles para escapar de la cárcel.

 

 

Te he dado la tarjeta «Salir de la cárcel gratis» ¡utilízala con inteligencia!

cárcel en el campo de golf - sota par

 
 
Escapa de la cárcel en el campo de golf.Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc
Comparte este artículo en:

1 comentario en “Escapa de la cárcel en el campo de golf.”

  1. Una pregunta Marc ¿Tú me has visto a mi jugando o algo? Porque últimamente parece que se te ocurren los post basándote en como suelo jugar en el campo jajaja.

    Efectivamente, yo he intentado salir de la cárcel haciendo el panoli y acabando o un metro a la derecha, donde la hierba es más alta, o un metro hacia la izquierda debajo de unas matas de las que parecen que las han puesto ahí para mí.

    Vale, te haré caso, a partir de ahora Marc. Cuando tienes razón la tienes y punto.

Deja un comentario

26  +    =  35