fbpx

Sentir nervios y jugar bien ¡Es posible!

Para jugar tu mejor golf, debes estar un estado mental de calma y confianza, evitar los nervios y permanecer así durante 18 hoyos.

 

¡Falso!

 

No es necesariamente así

Como entrenador mental y ávido golfista, no me lo creo. De hecho, lo veo como un mito. Y como prueba, señalo a cualquier golfista de los grandes tours profesionales, incluso a muchos golfistas aficionados.

Si un estado mental de máximo rendimiento fuera esencial para el éxito en el campo de golf, no hay forma de que la mayoría de los ganadores de torneos en los grandes tours  hubieran conseguido su primera victoria. Me niego a creer que no sintieron nervios en ningún momento de la vuelta o en los últimos hoyos.

 

Por no hablar de los nervios que debes sentir al tener que jugarte la victoria en un play-off.

 

Tal vez haya más en un estado mental eficaz de lo que parece…

Dicho esto, permíteme invitarte a considerar una posibilidad contraria, nervios y buen juego en el recorrido

 

Diferentes golpes para diferentes personas

Para algunos golfistas, intentar desarrollar el conjunto de habilidades mentales “ideales” en el campo de golf:

Volverse más positivo, más decisivo, más capaz de fijar el objetivo y confiar en su swing bajo presión es embarcarse en el camino equivocado.

El hecho de que un enfoque “positivista” sea adecuado para muchos jugadores -y esté avalado por las estrellas del PGA Tour- no significa que sea exactamente adecuado para todos.

De hecho, me atrevería a decir que si intentas incorporar el conjunto de herramientas erróneas a tu juego mental, perjudicarás tu experiencia general de golf y te quitarás la alegría del juego en los torneos para convertirte en un mar de nervios

No estoy sugiriendo que tenga una solución para todos. Pero si lo que digo te identifica como golfista, lo que sigue podría ofrecerte una visión que cambie el golf para ti.

 

Si tiendes a reaccionar a la presión o a los torneos de golf con nervios, ya sean físicos o mentales…  Voy a decírtelo sin rodeos, tienes que dejar de intentar controlar o refinar tu estado mental y aprender a ejecutar golpes de golf a pesar de lo que estés sintiendo.

Empecemos por reflexionar sobre una verdad evidente con la que todos nos encontramos cada día de nuestras vidas: las personas somos diferentes.

Algunas personas tienen inclinaciones mecánicas y parecen innatamente capaces de arreglar cualquier cosa rota. Otras no saben clavar un clavo.

Algunas personas tienen dotes musicales y otras son sordas.

Algunas personas (introvertidas) ganan energía estando en soledad y pierden energía porque se sienten estresadas cuando forman parte de una gran reunión de grupo. Algunas personas (extrovertidas) sienten nervios estando solas y se sienten llenas de energía y vida en un entorno de grupo.

Cuando llevamos el concepto de las diferencias personales al ámbito del deporte, podemos identificar un aspecto importante del juego mental: Cada deportista tiene características subconscientes únicas que dan forma a su persona deportiva.

 

 

Todos tenemos diferentes motivaciones

Por ejemplo, algunos golfistas se sienten impulsados a ganar. A otros les motiva evitar perder. Algunos golfistas están motivados externamente y necesitan el feedback de un entrenador para progresar.

Otros están motivados internamente, y sus conclusiones personales siempre serán más importantes que lo que pueda decir cualquier entrenador o compañero de partido.

En mis andaduras por los campos de golf , he observado una tercera categoría subconsciente que influye directamente en tu capacidad física en situaciones de presión… algunos golfistas se inclinan a ser ejecutantes, y otros se inclinan a ser jugadores.

A un intérprete le gusta la presión. Él o ella naturalmente se calma, se compromete más y se concentra más cuando el foco está encendido. De hecho, un golfista que se inclina fuertemente por el lado de la actuación a menudo requerirá el gran escenario para inspirar un interés total y reunir su mejor esfuerzo.

En el golf, no había más que ver a, Tiger (en su punto álgido) o Brooks Koepka en los grandes escenarios como los Majors o el (ya mítico ) match contra Bryson DeChambeau.

nervios en golf - sota par

 

A la mayoría de golfistas no les gusta la presión, ni los nervios.

A menudo pueden encontrar su golf y pegar buenos golpes en el campo de prácticas, jugando solos en recorrido, realizando vueltas amistosas o en “pequeños” torneos de club.

Pero en los grandes escenarios, cuando llega el momento de la verdad, este tipo de jugador se siente fácilmente abrumado y a menudo se retrae del momento. Después de una o dos veces de ahogarse en el campo de golf o, directamente en le tee del 1, buscarán ayuda para superar lo que se percibe como un defecto interno / mental, por culpa de los nervios.

 

 

Sé fiel a ti mismo

Esto es lo que debes entender: No puedes cambiar tu forma de ser.

No me malinterpretes. Puedes aprovechar tus puntos fuertes y cambiar tus hábitos. Todos los días, la gente hace cambios significativos en la forma en que viven sus vidas. Pero nuestras tendencias subconscientes son similares a nuestra altura, nuestro tipo de cuerpo o el color de nuestros ojos. Llegan con nosotros al nacer y permanecen con nosotros hasta el final.

 

Si estás programado para ser un “golfista nervioso” no luches contra ello. Trabaja con ello.

El hecho de que no disfrutes de la presión como Michael Jordan en su mejor momento y sientas muchos nervios en determinados momentos de la vuelta, no significa que no puedas tener éxito.

Simplemente significa que debes desarrollar las habilidades mentales adecuadas para ti. En lugar de intentar convertirte en alguien que no eres, conviértete en lo mejor que puedes ser.

 

Estos cuatro principios te ayudarán a conseguirlo:

 

1) Rechaza el mito de los nervios

Tu mentalidad es un factor que influye en tu juego, pero cómo piensas/sientes no es una causa directa de tu puntuación ni de la calidad de tus golpes. Estoy seguro de que has tenido la experiencia de terminar un hoyo en el que has tirado por el centro de la calle, has golpeado tu tiro a green cerca de bandera y has conseguido el birdie…

Algo que te ha llevado hasta el siguiente tee rebosante de confianza… sólo para cagarla en el golpe de salida y mandar la bola fuera de límites.

 

¡Pero también a la inversa! estoy seguro de que has estado tan frustrado con una racha de bogeys  y malos golpes que te has abandonado en el recorrido con disgusto, sólo para encontrarte  pegando un golpe maravilloso o embocando un brillante putt de 20 metros.

 

El buen golf -y de vez en cuando, el gran golf- no requiere un estado mental perfecto. No se necesita un juego mental impecable, como tampoco se necesita un swing impecable. Como cualquier golfista, puedes sentir nervios y dudar de tu capacidad para hacerlo…

Aún así puedes ejecutar golpes de golf de calidad en la recta final de tus vueltas. Sí, a pesar de los nervios.

 

nervios en el campo de golf - sota par

 

2) Distingue entre pensamientos, nervios y sentimientos

Si tu tendencia subconsciente es la de ser un jugador “nervioso” tu reto en el campo de golf no es lidiar con tus pensamientos dominantes. Es lidiar con sus sentimientos dominantes.

En otras palabras, son las emociones las que amenazan con abrumarte, y es tu método para manejar las emociones (nervios) lo que se interpone entre tú y tu mejor golf. Los pensamientos que piensas solo te acompañan en el camino.

Por supuesto, los pensamientos y las emociones están entrelazados. Pero no te equivoques, ambos son procesos internos distintos.

 

3) Aprende a observar tus emociones

Una vez que puedas poner tu conciencia en lo que sientes en lugar de en lo que piensas, el siguiente paso es observar la verdad de lo que ocurre cuando empiezas a sentirte nervioso, o ansioso, o tenso, o temeroso, o cualquier palabra que utilices para describir tu experiencia emocional.

Supongamos que tienes un próximo torneo; estupendo. Utilízalo para ser un mejor observador interior.

Si no tienes un torneo próximo para practicar este nivel de conciencia, vuelve a tu memoria y recuerda la última vez que experimentaste muchos nervios como un problema durante una vuelta competitiva.

 

Revive el recuerdo lo mejor que puedas y observa cómo sientes tus emociones en tu cuerpo.

¿Te sudan las manos?

¿Te sientes «tembloroso”?

¿Se te revuelve el estómago?

¿Se te seca la garganta?

Sea lo que sea, simplemente toma conciencia de ello.

 

La idea es observar… sin juzgar… y sin la intención de cambiar o alterar lo que sientes. El término en psicología es disociación, y significa ser capaz de dar un paso atrás y ser testigo de tu experiencia interna mentalmente.

 

4) Cambia el patrón

Una vez que te hayas convertido en un experto en observar cómo te sientes sin intentar cambiar o eliminar tu estado emocional, es el momento de poner la confianza al frente de tu juego.

 

La próxima vez que estés en un torneo y notes que sientes nervios, es importante que observes la sensación y te hables a ti mismo en tercera persona.

 

Este es el diálogo interno que recomiendo Di:

“Siento nervios en este momento, y soy capaz de concentrarme en mi objetivo y ejecutar este golpe». O, «Estoy notando que estoy caminando más rápido en este momento, y soy capaz de concentrarme en mi objetivo y ejecutar este tiro». O, «Estoy empezando a sentir lo que siento cuando me ahogo, y soy capaz de concentrarme en mi objetivo y ejecutar este golpe».

 

Fíjate en esto: tu enfoque comienza con la verdad de tus emociones y luego pasa a lo que ves en el mundo externo.

Es esencial enfocar tu conciencia en tus nervios o sentimientos primero porque, como jugador, esa es tu inclinación natural bajo presión.

Observa la sensación, o si prefieres otras palabras, presta atención a la sensación. A continuación, utiliza la energía que ahorras al no tratar de controlar tus emociones para centrarte en algo fuera de tu piel, preferiblemente tu objetivo.

 

Y no te limites a mirar hacia delante en la dirección general de donde quieres ir. Mira a tu objetivo como un halcón mira a su presa.

Sólo recuerda: presta atención a tus sentimientos / nervios primero, ¡o ellos te harán prestar atención!

 

Conclusión

Así que ahí lo tienes… un proceso que es honesto sobre la realidad y el poder de las emociones personales y termina con un enfoque en el siguiente golpe.

Si eres un golfista nervioso, espero que consideres honestamente los cuatro pasos anteriores. Y también espero que puedas mirar atrás después de un torneo significativo para ti y decir,

«Sabes… no me sentía totalmente cómodo, incluso tenía muchos nervios al final de la vuelta.. y sin embargo, lo conseguí».

 

 

¿Del 1 al 10 cuántos nervios sientes en el campo de golf?

 
Sentir nervios y jugar bien ¡Es posible!Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc
Comparte este artículo en:

2 comentarios en “Sentir nervios y jugar bien ¡Es posible!”

  1. Excelente comentario y consejos para uno qué pasa por eso 👍.

  2. hola, todos tus posts me han sido de mucha utilidad, porque has abordado la parte emocional
    de este hermoso deporte, y digo esto, porque generalmente se trata de corregir la mecánica
    del juego, obviando este importante factor que es lo mental.

Deja un comentario

3  +    =  8