fbpx

Clases de golf: Por qué deberías considerarlas

Las clases de golf son, sin duda, la forma más rápida y eficiente de mejorar como golfista.

Nadie nace sabiendo hacer las cosas y necesariamente hace falta aprender, tanto por experiencia propia o por experiencia agena.

Tu único instrumento para jugar bien a golf es tu swing y, en eso, no existe golfista en el mundo que no necesite ayuda para aprender desde la posición inicial a como ejecutarlo, pero siempre teniendo en cuenta que tu swing será único, ya que dependerá siempre de tu complexión física y tu forma de ser.

Esta página web, desde hace dos años está dedicada a ofrecer consejos y reflexiones en todas las facetas del juego, intentando así facilitar (un poco) las cosas a los golfistas aficionados.

 

Evidentemente, leer, documentarse y formarse en cuanto a golf no elude que sea necesario tomar clases de golf para mejorar. 

Es por ello que en este artículo vamos a reflexionar cuando tiene sentido tomar clases de golf.

Llevo jugando al golf desde hace más de 25 años y, en todo este tiempo, he pegado decenas de miles de bolas en el campo de prácticas.

Pero también he tomado infinitas horas de clase, de todo tipo; empecé a jugar al golf tomando clases de golf con mi primer profesor, posteriormente pasé a clases grupales con otros niños, colonias de golf, stages de golf y programas de alto rendimiento, por lo que he tenido unos 4 o 5 entrenadores de golf de confianza.

 

Cada una de las experiencias que he tenido en mis clases de golf, me han ayudado a mejorar mi juego, a entenderme mejor como golfista y, especialmente, adquirir nuevas ideas sobre como seguir mejorando por mi cuenta.

 

Soy plenamente consciente de que no todo el mundo que lea este artículo puede tomar clases de golf, pero creo sinceramente que es una buena idea para cualquier golfita que quiera mejorar.

Siendo franco, tomando clases de golf no hay garantías de éxito, pero tienes que darle una oportunidad (siempre con predisposición) ya que un profesor te enseñará con sus conocimientos, sus propias experiencias y las experiencias de otro alumnos.

 

¿Cuándo deberías tomar clases de golf?

Hace tiempo Jack Nicklaus dijo «No te sientas demasiado orgulloso de tomar clases de golf, yo no lo estoy» y aunque a priori es la sensación de muchos jugadores de golf, por considerar que ya saben todo, siempre es bueno adquirir nuevos conocimientos.

La respuesta rápida a la pregunta es que probablemente siempre es una buena idea tomar clases de golf de vez en cuando. Sin embargo, sé que muchos de los que estáis leyendo esto no tenéis tiempo, ganas o presupuesto para trabajar con un profesor de golf.

 

Hace unos días realicé una encuesta en Instagram y realmente me sorprendió cuánta gente respondió que está tomando clases de golf actualmente.

 

Personalmente creo que el primer candidato a recibir clases de golf es aquel golfista que está completamente perdido con su swing.

Ese punto en el que, al golpear la bola, realmente puede salir hacia cualquier dirección, llegar a este punto con tu golf es una mezcla entre realizar una búsqueda infinita de la respuesta correcta y estar desmoralizado constantemente con tu juego.

 

Quizá he sido tan poco específico que he descrito a la mayoría de los golfistas aficionados de fin de semana.

La verdad es que si te encuentras en este punto con tu golf tu juego se encuentra en una espiral de declive, así que es momento de buscar ayuda y tomar clases de golf.

Si continúas sin ningún tipo de enfoque o plan real, podrías dañar permanentemente tu disfrute del golf y hacer que quieras dejarlo.

 

Tomando 3 o 4 clases con un buen profesor de golf, puede darte ideas y enfoques sobre una manera más eficiente de mover el palo y de pasar tiempo en el campo de prácticas para que puedas poner un trabajo realmente productivo en tu swing.

El golf es un deporte individual, pero es bueno recibir ayuda de vez en cuando.

 

Si tu golf está enfermo, deberías visitar el médico. ¿No?

 

clases de golf - sota par

 

 

La sensación no es la realidad.

Uno de los conceptos clave del golf y la frase más escuchada en la mayoría de clases de golf es que “la sensación no es real” lo que tu sientes físicamente, lo que crees que estás haciendo no es lo que realmente está sucediendo en tu swing.

He experimentado eso en numerosas ocasiones durante mis clases de golf. Por ejemplo mi arranque y mi subida siempre han sido muy “por dentro” cuando me corregían y subía el palo por el plano correcto sentía que lo estaba moviendo muy “por fuera” incluso con sensación de fade… pero en realidad seguía un poco por dentro.

Esto limitaba mi capacidad de conseguir un buen movimiento y una buena posición, por eso es necesario el ojo experto de un profesional para poder asesorarte correctamente…Necesité muchos swings y movimientos “exagerados” para corregir el problema.

Lo que quiero decir es que tu swing de golf puede jugarte una mala pasada. Los golfistas aficionados, generalmente, no tienen una gran idea de cual es su mecánica y cuáles son las mejores maneras de corregirla. Eso no significa que no puedas mejorar tu swing por ti mismo, pero creo que tiene más sentido trabajar con un profesor de golf si tu objetivo es mejorar de verdad.

 

 

¿Pero qué pasa si empeoro mi golf?

Esta es una de las excusas más utilizadas para evitar tomar clases de golf, es que algunos se han arruinado el swing por tomar clases. Esta es una situación delicada, hay que reconocerlo y no niego que no haya golfistas que han complicado más su swing después de la clase.

Básicamente debido a que el profesor les llena la cabeza con 10 pensamientos de swing a la vez o 10 modificaciones diferentes al mismo tiempo. Inevitablemente los alumnos, después de este tipo de clases se ven ahogados por las ideas contradictorias en su cabeza y juegan de forma pésima, posiblemente peor que antes.

 

Por ello no defiendo este tipo de instrucción (más bien la repudio) además, soy un gran defensor de que la carga de trabajo debe recaer en el jugador. Si crees que la forma de hacer de un profesor no te conviene o no tenéis buena comunicación, vaya que el profesor de golf no se adapta a ti… entonces lo mejor es buscar a otro en lugar de seguir por un camino en el que no te sientes cómodo.

 

Dicho esto, sigo creyendo que en general los golfistas verán mejoras si trabajan con un instructor de swing. En cualquier profesión va a haber buenos, mejores y mejores, pero eso no significa que no puedan ayudar.

 

Así que, si te preocupa que un profesor vaya a empeorar tu juego de golf, no creo que sea una excusa legítima para evitar trabajar con uno. Sólo tienes que ser sincero con tus objetivos. Además, asegúrate de que la relación es adecuada para ti.

 

 

La parte más importante de las clases de golf.

Si vas a invertir tu tiempo y dinero en clases de golf, tienes que ajustar tus expectativas. No te presentas durante 30-60 minutos y mejoras mágicamente. Normalmente habrá un proceso de evaluación en el que el instructor debe diagnosticar los problemas principales a los que te enfrentas. A continuación, debe elaborar un plan para solucionarlos.

 

Tienes que seguir el plan. Puede llevar semanas o meses llevarlo a cabo.

 

Hay que trabajar para hacer cambios en el swing. Si estás haciendo el tipo de trabajo correcto diagnosticado por un profesor, entonces tus posibilidades de mejorar aumentarán. Tienes que darte cuenta de que la lección es el primer paso.

Digamos que su profesional del golf te da unos cuantos ejercicios para realizar en las próximas semanas antes de la próxima clase en el campo de prácticas. Realmente necesitarás dedicar tiempo a realizar esos ejercicios y practicar tu golf. Si te presentas sin estar preparado para la siguiente lección, es culpa tuya.

 

Por desgracia, vivimos en una cultura de soluciones rápidas. En el golf no creo que exista tal cosa, por lo menos con el swing. Muchos jugadores van a una clase de golf buscando una manera de arreglar su slice, y esperan que la respuesta y la solución estén perfectamente empaquetadas para que ellos puedan aplicarla rápidamente y ver progreso.

No funciona así. Hacer cambios significativos en el swing de golf tomará tiempo y esfuerzo. Vas a cambiar patrones motores. Eso no ocurre de la noche a la mañana simplemente entendiendo teóricamente lo que estás haciendo mal.

En otras palabras, prepárate para trabajar si vas a invertir en clases de golf. Si no crees que puedas asumir ese compromiso, entonces es una buena idea esperar a otro momento para tomar clases de golf.

 

No escuches a esos tíos del campo de prácticas.

Algunas veces bromeo en el email diário sobre las cosas que he escuchado en el campo de prácticas a lo largo de los años. No hay escasez de golfistas que están dispuestos a mirar tu swing y ofrecer lo que ellos creen que es la solución.

NO ESCUCHES A ESTA GENTE.

No me importa si es tu mejor amigo o el extraño en el puesto de al lado. Lo más probable es que te hagan empeorar.

Se necesita mucha experiencia y formación para diagnosticar correctamente un swing de golf. Cuando ese tipo te diga cuál es la solución para tu slice, estaré dispuesto a apostar una gran suma de dinero a que se está equivocado. Igual crees que “por probar no pierdo nada” y sí que puedes perder, por ejemplo, hacer que tu swing sea aún peor.

Para mí, este es uno de los mayores problemas entre los golfistas aficionados. Utilizan consejos de swing de fuentes que no están calificadas para darlos. No dejes que tu desesperación por mejorar tu swing te lleve por ese camino. Si quieres un buen consejo, trabaja con alguien que realmente sepa lo que está haciendo.

 

 

 

Habla cuando sea apropiado o necesario.

EL último consejo que te voy a dejar sobre clases de golf es en relación con la comunicación. Debe existir un equilibrio en la relación alumno – profesor, y muchas veces los golfistas llegan a su primera clase de golf con una lista de cosas que están haciendo mal, o que creen que están haciendo mal.

Algunas pueden estar bien otras pueden estar mal, en cualquier caso, creo que lo mejor es guardarse esas ideas para uno mismo al principio.

Deja que el profesor de golf haga su trabajo y evalúe lo que ve.

Un área en la que creo que es importante pronunciarse y hablar sin verguenza es si no entiendes un concepto técnico o explicación.

Cada golfista aprende de forma diferente, y muchos profesores suelen captarlo y ajustar su estilo. Sin embargo, no son lectores de la mente, y si algo no está claro, hazlo saber.

Además, si crees que necesitas ayuda en otras áreas del juego, pídela. Hay muchos otros temas fuera del swing en los que las clases de golf pueden ayudarte.

Muchos profesores están dispuestos a salir al campo y trabajar con los jugadores en su estrategia, juego mental, y asegurarse de que obtienen la imagen completa de cómo un buen jugador de golf  “opera” durante una vuelta.

 

 

¿Tomas clases de golf actualmente?

Comentarios⬇⬇⬇

 

 

Clases de golf: Por qué deberías considerarlas

 

Marc Puig
@Golfing_marc
marc@sotapar.com

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.
Comparte este artículo en:

5 comentarios en “Clases de golf: Por qué deberías considerarlas”

  1. Buenos días. Gracias por tus consejos, me vienen muy bien. En la actualidad recibo algunas clases. Pero creo que lo que más me interesaría es que el profesor me diseñara un plan de entrenamiento semanal para trabajar sobre mis problemas. Es lo más rentable, dado el elevado preci
    o de las clases, pero no es lo más común.

    • Muy buenas Jorge,
      muchas gracias por compartir, como bien indicas eso debería algo implícito en cualquier programación de clases de golf.
      Lamentablemente muchos profesores se centran exclusivamente en que consigas el swing perfecto.

  2. Voy a clase cuando veo que mi swing se ha desajustado y no se por qué. Para mí es importante que el profesor tenga en cuenta mi edad y mi nivel de juego. Es obvio que no pretendo jugar como un profesional y que no tengo 16 años.

    • Es básico que cualquier profesor se adapte a las «necesidades y condiciones» de la persona que recibe la clase en lugar de mecanizarlo todo en términos generales, supongo que por eso es complicado (a veces) encontrar un profesor que nos convenza al 100%

  3. Hej Marc!

    Como en cualquier deporte, no solo basta con leer y documentarse de forma teórica, sino es fundamental ponerlo en práctica para ver como funciona para uno mismo. El tomar una clase o no tomarlas depende en gran medida de como es uno mismo, pero sobre todo hay que tener en cuenta un factor importante: el tiempo.

    Estando en un curso aprendes y practicas, lo que te hace ir a lo que realmente te interesa, aprender a jugar mejor, si quieres ahorrarte una perrillas y lo haces por tu cuenta, te darás cuenta rápidamente que necesitas a alguien que te oriente, te guíe y sobre todo te corrija, porque mirarte en un espejo para mejor la postura te sirve de más bien poco 😉

    Un curso al año no hace daño y todo lo que sea aprender es algo que siempre podrás aplicar, pienso yo.

    Un saludo desde Suecia

Deja un comentario

  +  31  =  35