fbpx

Jordan Spieth ¿bache físico o mental?

El golf es uno de los deportes más complicados y psicológicos que existen. No solo eso, el peor enemigo que puedes encontrar entre los 18 hoyos eres tu mismo, casi siempre, vive en tu cabeza. Este fin de semana ha vuelto a quedar demostrado que superar ese lastre puede ser muy complicado, aunque seas uno de los mejores golfistas del mundo.

 

Todo el mundo del golf y casi del deporte se ha unido el pasado fin de semana a favor de Jordan Spieth. El que fuera número 1 del mundo por 25 semanas había caído fuera de los 70 primeros puestos en el ranking mundial.

Algunos dicen que desde su colapso en el Masters de Augusta no ha vuelto a ser el mismo. Lo cierto es que, el mismo año del desastre finalizó con 2 victorias y, el siguiente año, 3 victorias más incluyendo un Major ganando el British Open. Por lo que no parecía haberle afectado en el corto plazo.

 

Su última victoria fue precisamente en el British en julio de 2017, desde entonces todo ha sido bajada.

 

 

2018 fue su primer año en blanco, seguido de 2019 y 2020 un año atípico en cuanto a competición, en estos inicios de 2021 parecía que se iba a reencontrar con la senda de la victoria. Su actuación en el AT&T Tournament fue prometedora, no desplegó un juego brillante pero si volvió su magia. Especialmente en e 16 del sábado, cuando embocó un Eagle desde 150 metros y, prácticamente en un hoyo, pasó de perseguir a 2 golpes a liderar por 2 golpes.

Lideró a lo largo de casi todo el torneo, después de 36 hoyos era el líder. Después de 54 hoyos Jordan seguía en lo alto de la clasificación, 2 golpes de ventaja sobre su competidor y solo 18 hoyos por jugar.

 

 

El domingo todo el mundo se hacía la misma pregunta:

¿Soportará la presión? ¿Será Spieth capaz de volver a ganar?

Desplegó buen juego durante todo el domingo, sólido, sin arriesgar demasiado. Pero sus competidores jugaron mejor. Los 70 golpes de Jordan no fueron suficientes para frenar las embestidas de sus perseguidores quienes firmaron vueltas de 65 y 66 golpes.

El debate en torno al jugador estadounidense no se ha hecho esperar.

 

 

¿Es una cuestión física o es algo mental?

 

La respuesta parece fácil:

La gran mayoría apuesta por un problema mental como respuesta a la debacle del jugador. Está claro que el juego lo tiene, ha sido uno de los mejores jugadores de la última década, pero no puede volver a desplegar ese nivel de juego debido a sus lastres mentales.

 

Hay quienes afirman que no se trata de algo mental:

Es más, la fortaleza mental de Jordan es envidiable, aseguran. El principal razonamiento para defender esta teoría es que la carrera golfística del jugador ha sido meteórica, ya desde amateur, con grandes victorias en sus primeros años de profesional. 3 majors, jugador del año en 2 ocasiones y 14 victorias en el Tour, con solo 23 años, no se consiguen sin fortaleza mental.

 

  

Los problemas de Jordan Spieth son físicos:

Dicen que el golfista tiene problemas con su swing, directamente afirman que “no puede enviar la bola donde él apunta” y las estadísticas así lo demuestran.

 

Si nos fijamos en los datos, veremos la falta de precisión de Jordan en muchas facetas del juego; su precisión desde el tee ha decaído estrepitosamente. Ha pasado de ser uno de los jugadores con más porcentaje de acierto a ser uno de los que menos calles coge; Actualmente ocupa el puesto 202 en el ranking de calles cogidas desde el tee.

En el tiro a green la cosa no está mucho más allá, se encuentra peor rankeado, aunque por poco. Se ha consolidado como uno de los jugadores que más greens falla en el tiro a bandera, ocupando la posición 203 en el ranking de greens en regulación.

2 estadísticas básicas para describir el estado de forma de un golfista.

 

Así que la única arma real de la que dispone Jordan en su putt. Cuando está afinado y emboca putts, como el pasado fin de semana, puede mantenerse competitivo (el viernes firmó 1 eagle y 5 birdies). Pero si el putt no funciona se hunde en la tabla clasificatoria.

 

 

Hay una expresión muy de golf que dice:

“Si no puedes mantener la bola en juego no tendrás ninguna oportunidad con este juego”

 

Tengamos en cuenta que, en un partido de golf, te pasas unos 20 minutos moviendo el palo y 4 horas pensando.

¿Ha perdido Spieth la confianza? Apuesto a que sí.

¿Está frustrado en el campo de golf? Seguramente.

Más complicado que jugar un partido de golf y mucho más duro psicológicamente debe ser tener que responder, semana tras semana, a la pregunta de ¿Qué le ha pasado a tu juego?

 

 

Resultado de imagen de spieth gif

 

¿Has pasado algún bache de golf?

¿Crees que el bache de Jordan es Físico o Mental?

 

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.

🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.

Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.

 

 

¿Quieres más contenidos de golf?

En Formato vídeo: Todo tu Golf.

En Formato audio: podcast.

 

 

 

1 comentario en “Jordan Spieth ¿bache físico o mental?”

  1. En mi opinión es una mezcla de los dos aspectos, aunque en cierta manera, si que veo factores más mentales, ya que los días precedentes al domingo estaba en la cima y luego cayó. Como ya sabemos el golf es pura psicología y no te puedes confiar.

    Aprovecho para darte las graciasmpor tus mails diarios. Esto si que es una verdadera newsletter. Ademá es pura inspiración para nosotr@s l@s jugador@s y para profesionales de este mismo sector.
    Gracias!

Deja un comentario

81  +    =  91

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!