fbpx

Consejos de los maestros: Tom Kite

Tom Kite ganó el Open de Estados Unidos de 1992, fue segundo en el Masters de Augusta de 1983, 1986 y 1997, segundo en el Open Británico de 1978, y cuarto en el Campeonato de la PGA de 1981 y 1988.  En total, consiguió 15 top 5 y 26 top 10 en torneos mayores. Además, venció en el Players Championship de 1989 y el Tour Championship de 1989.

 

Obtuvo 19 victorias y 209 top 10 en el PGA Tour, donde acabó primero en las temporadas 1981 y 1989, tercero en 1982 y quinto en 1984 y 1988.

 

Aparte de sus logros en Estados Unidos, Kite ganó dos torneos del European Tour: el Abierto Europeo de 1980 y el Oki Pro-Am de 1996 (disputado en Golf La Moraleja, Alcobendas, Madrid).

Por otra parte, apareció en siete ediciones de la Ryder Cup entre 1979 y 1993, logrando 17 puntos en 28 partidos en representación de Estados Unidos. Asimismo, participó en la Copa Mundial de Golf de 1984 y 1985, y la Copa Alfred Dunhill de 1989, 1990, 1992 y 1994, ganando la primera edición junto a Mark Calcavecchia y Curtis Strange.

 

Además de liderar la lista de ganancias del PGA Tour en 1981 y 1989, fue nombrado Jugador de la PGA del Año 1989 y obtuvo el Trofeo Vardon al menor promedio de golpes en 1981 y 1982.

 

En 2000 comenzó a jugar en el Champions Tour, el circuito de veteranos de Estados Unidos. Ganó diez torneos, entre ellos el Tradition 2000, y fue segundo en el Open Británico de Veteranos, el Campeonato de la PGA de Veteranos y el Senior Players Championship, y tercero en el Open de Estados Unidos de Veteranos.

 

No es un jugador conocido por sus grandes victorias, pero sí por la regularidad y solidez de su juego.

 

 

 

La reflexión más interesante de Tom Kite es:

“Recortar el swing para ganar eficacia.”

 

Tom Kite nunca ha sido un pegador particularmente largo, pero sí es famoso por la calidad de su juego con los wedges. Está considerado uno de los mejores golfistas de la historia dentro de los últimos 100 metros del hoyo. Su maestría dentro de esta área del juego le ayudó a hacerse con varias victorias en el PGA y European Tour.

Durante los ochenta y noventa, su época dorada, Kite estaba siempre dentro de los cinco primeros en la lista de ganancias. Era alumno del Maestro Harvey Penick, quien siempre ha insistido mucho en la importancia del juego corto.

 

Uno de los puntos clave en la filosofía de “wedges” de Kite es acelerar la cabeza a lo largo del impacto. Algo fundamental para dar un buen golpe. Para lograr eso el backswing debe ser lento y, lo suficientemente corto para golpear la bola con autoridad sin hacer que esta llegue muy lejos.

 

Kite siempre se aseguraba de que su followtrough fuera más largo que el backswing.

“Lo que realmente queremos es mover el palo con una marcha lo suficientemente lenta para poder acelerar a lo largo del área de impacto.” Era un gran defensor de que la fórmula del éxito con los wedges es plantear golpes donde la subida del palo sea siempre más corta que el followtrough, de este modo tendrás siempre un finish más largo.

 

 

Últimas reflexiones:

Para ser preciso con tus golpes debes ser muy sólido en el impacto. La única forma de conseguirlo es golpear a la bola mientras la cabeza acelera a través del impacto, si desaceleramos el golpe o, directamente, lo abandonamos nunca podremos conseguir impactos sólidos. Lo que se traducirá en inconsistencia y dispersión con los wedges. 

No debes realizar extraños con tu swing o intentar imitar el swing de otros, simplemente tener ese pensamiento de swing en la cabeza te ayudará a golpear mejor los wedges y ganar precisión en el tiro a green.

 

 

Consejos de los maestros: Tom Kite

 

Marc Puig
@Golfing_marc
marc@sotapar.com

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

79  +    =  83

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!