fbpx

Swing de golf: la secuencia completa.

Para muchos golfistas el swing de golf puede antojarse bastante complicado ya que, en definitiva, son una serie de movimientos que deben ejecutarse correctamente para conseguir un buen golpe. La parte buena es que no es tan complicado como la mayoría cree.

Al principio cuesta, para que negarlo. Muchos de los movimientos del swing no son ni medio normales, en realidad, el swing de golf es un movimiento antinatural, pero, con un poco de práctica puedes coger la soltura necesaria ¡No te desanimes!

 

El swing de golf, al completo, puede desgranarse en 7 secciones:

 

  1. Colocación
  2. Arranque
  3. Cima de la subida
  4. Transición
  5. Bajada
  6. Impacto
  7. Follow-trough

 

Estas siete secciones, por separado, son bastante simples. Simplemente debemos aprender a ejecutarlas conjuntamente. De eso, precisamente, va este artículo.

 

 

 Swing de golf: la secuencia completa.

 

1. Colocación

La colocación a la bola es la única secuencia del swing que no implica ningún movimiento, se sitúa justo antes de empezar el swing. Por ello, pienso que es uno de los puntos que todo el mundo debería dominar.

Aunque no implique movimiento es un punto crucial del swing, sin una buena colocación va a ser imposible conseguir un buen golpe. Otro aspecto que no tienen en cuenta la mayoría de golfistas aficionados es que la postura que tengamos delante de la bola va a determinar la “forma del golpe” o trayectoria.

 

 

2. Arranque

El arranque de swing suele considerarse desde que empezamos a mover el palo hasta que las manos llegan a la altura de la cintura. En el arranque es importante recordar que son los “músculos grandes” (no los pequeños) los que inician el movimiento de swing.

Eso significa que el primer movimiento lo realizaremos con los hombros, brazos (no muñecas).

 

 

3. Cima de la subida.

Desde que las manos alcanzan la altura de la cintura, entramos en la parte alta de la subida, la secuencia que va justo antes de que las manos empiecen a bajar hacia la bola.

Hay un par de cosas a tener en cuenta en esta parte del swing: La rotación es una parte muy importante en esta secuencia, los hombros y el torso rotarán alrededor de la columna vertebral generando un movimiento de pivotación.

Cuando el palo de golf sobrepase tu cabeza asegúrate de que apuntas con la cabeza del palo y la varilla al objetivo. Es algo difícil de comprobar por uno mismo, así que grábate o pídele a un amigote que te mire mientras golpeas.

Por último, la medida justa de subida es cuando la varilla queda completamente paralela con el suelo. Aunque también es algo personal, delimita la subida dónde te sientas cómodo.

 

4. Transición.

La transición es la parte final de la subida, cuando el palo y el cuerpo inician el movimiento de bajada hacia la bola. Es un punto crítico del swing ya que el golfista debe asegurarse que todas las partes de su cuerpo se mueven al unísono.

Por ello se recomienda que la subida del palo sea lenta y controlada, el objetivo principal de la subida es dejar el palo en una posición óptima para iniciar la bajada, es decir, para la transición.

Justo cuando el palo llegue a la cima de la subida, se detendrá por un instante y, después de esta pausa, deberías iniciar la bajada con la parte inferior del cuerpo. Empieza rotando las caderas a través de la bola, tu cuerpo, brazos y palo seguirán el movimiento. Hacerlo correctamente implicará un desgiro natural del pie derecho, quedando en posición de finish.

 

5. Bajada.

Tus manos no van a bajar por el mismo sitio por el que subieron el palo, eso seguro, en lugar de ello caerán en picado por la parte interior de la línea de subida. Déja que la gravedad te ayude en esta parte del swing.En definitiva, la bajada es cuando lanzas tus manos y tu palo hacia la bola para conseguir un buen impacto. Lo único a tener en cuenta, evitar las alitas de pollo. Mantén tu codo derecho (jugadores diestros) pegado a tus costillas.

(La alita de pollo, codo derecho subido en la bajada, es una de las principales causas de slice)

 

 

6. Impacto.

La posición de impacto es la más importante del swing. Por razones obvias. Es donde la bola y palo hacen contacto, lo que determinará la calidad del golpe.

Ten siempre en cuenta que con los hierros debemos conseguir impactar en ángulo descendente, para tocar primero bola y después levantar la chuleta.

Para conseguir un buen impacto puedes practicar a lo Bryson, colócate en posición de impacto e inicia el swing desde ahí. Te ayudará a tomar consciencia de la posición de impacto que buscas.

 

7. Follow-trough y finish.

En el follow-trough o punto después del impacto, la idea es que el cuerpo siga la bola. Así que el peso se traslada al pie delantero el talón del pie trasero se levanta y la hebilla del cinturón y los botones del polo desgiran hasta apuntar al objetivo.

La posición de finish debe ser una posición “cómoda” entre comillas, como se suele decir, tras golpear a la bola, deberías ser capaz de mantenerte en posición de finish mínimo 10 segundos.

 

Últimas reflexiones.

Con esto lo tenemos todo amigos. La correcta secuencia de swing que resultará siempre en un buen golpe de golf. Trabaja en las distintas fases del swing, de forma separada y verás como poco a poco, cada vez te resulta más fácil generar buenos movimientos.

 

 

 

Swing de golf: la secuencia completa.
 
Marc Puig
@Golfing_marc
marc@sotapar.com

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.
🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.
Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

4  +    =  13

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!