fbpx

Progreso gradual, la clave del golf

EL PROGRESO EN GOLF NO ES TODO O NADA

 

Los avances se producen con demasiada lentitud para que la gente se dé cuenta; los retrocesos ocurren con demasiada rapidez para que la gente los ignore.

– Morgan Housel

 

Una de las cosas más difíciles en el golf es mantener la perspectiva de la situación de tu juego. Puedes tener semanas o meses de gran juego, y basta con una vuelta inestable para que te quedes mirando al abismo.

 

Yo lucho con ello; sé que tú luchas con ello, e incluso los mejores jugadores del mundo no son inmunes a este tipo de dudas.

 

Estoy aquí para recordaros a todos, amigos golfistas, (y a mí mismo) que el progreso no se trata de avances significativos, sino de pequeños cambios incrementales que se construyen con el tiempo.

Si más golfistas pueden empezar a entender este concepto, creo que disfrutarán más del juego y se permitirán mejorar realmente en lugar de hacer cambios continuamente sin darles el tiempo adecuado para que funcionen.

 

 

No hay nada que se pueda arreglar

No me gusta la palabra arreglar cuando se habla de golf. Implica que algo es permanente o está hecho para siempre. Creo que te estás preparando para el fracaso y la decepción cada vez que piensas que algo está “arreglado” con respecto a tu swing o forma de jugar a golf.

¿Cuántas veces has estado en el campo de prácticas y has declarado la victoria sobre un problema de swing sólo para que aparezca de nuevo semanas después? Yo sé que te ha pasado. Nos ha pasado a todos.

 

Muchas veces, la noción de fijación se utiliza para venderte una ayuda de entrenamiento o un sistema de swing.

 

«¡Arregla tu slice para siempre con este consejo, clase, palo, etc.!» Por supuesto, cualquier golfista desesperado va a hacer clic o comprar.

 

La verdad es que no se puede arreglar o eliminar un slice para siempre de forma rápida, tampoco para siempre, pegarás un slice de vez en cuando.

Al igual que yo no puedo dejar de pegar algún gancho terrible de vez en cuando. Todos tenemos nuestros defectos de swing y nunca nos desharemos de ellos completamente.

Sin embargo, la buena noticia es que puedes hacer que estos errores ocurran con menos frecuencia. Así que en lugar de pensar que nunca vas a pegar un golpe de salida hacia las profundidades del bosque, puedes centrarte en que ocurra quizás una o dos veces menos por vuelta al principio, y construir a partir de ahí.

 

PROGRESO REAL EN GOLF

 

Mejorar en el golf consiste realmente en un progreso gradual. Tienes que acumular un montón de pequeñas victorias que se mezclarán con algunos contratiempos. Con el tiempo, estos se convertirán en algo mucho mejor, y mirarás hacia atrás y te darás cuenta de que has escalado una montaña simplemente subiendo un montón de pequeñas colinas (lo siento, es una metáfora horrible, pero no se me ocurre nada mejor).

 

Pequeñas ideas, grandes cambios

Los golfistas siempre están en busca de respuestas. El juego es complicado y frustrante, y todos buscamos ayuda. Estoy profundamente agradecido de que muchos de vosotros entréis a este sitio web, incluso me contactéis vía mail, en busca de ese consejos para vuestro golf.

Solemos consumir mucha información a lo largo de este proceso. Recuerdo haber leído muchas revistas, libros y vídeos en VHS cuando era un golfista junior. Cada vez que los terminaba, me llenaba de esperanza, optimismo y toneladas de grandes ideas.

Sin embargo, cuando intentaba ponerlas en práctica, me encontraba abatido porque no había resultados inmediatos, y tenía demasiados pensamientos flotando en mi cabeza mientras jugaba.

La verdad es que basta con el pequeño núcleo de una idea… algo tan simple, tan pequeño, puede tener un impacto tremendo en tu golf. Intento dispersar algunos de estos núcleos a todos vosotros en diferentes formatos. Puedes leer 20 artículos en esta web, pero sólo uno de ellos puede ser relevante para tu juego en ese momento concreto.

 

Por ejemplo, hace un par de años, me sentía frustrado porque no estaba progresando en el recorrido y mi juego estaba estancado. Busqué el consejo de un amigo, sólo hizo falta una afirmación suya para que tuviera un impacto significativo en mi juego.

Me dijo que si quería tener algún éxito jugando torneos tenía que “abrazar” mis wedges, que en ese momento había estado evitando a toda costa, saliendo casi siempre con hierro.

 

Tomé esa información y me concentré en ella durante mucho tiempo. A través de la práctica, los cambios de configuración en mis wedges (para tener unos lofts que me ayudaran a tener recursos 46, 50, 54 y 58) además de algunas modificaciones de estrategia…

 

Ahora mismo creo que mis wedges son mi arma y mis palos favoritos en mi bolsa. Ciertamente no sucedió de la noche a la mañana, pero ese consejo me ayudó a autoorganizarme de una manera que ayudó a cambiar mi mentalidad como golfista que tenía miedo de golpear los wedges (especialmente medios golpes) a green, a uno que los abrazaba. Todavía hay muchos días en los que le pego mal a los wedges o que aprocho mal… pero estoy comprometido con esa idea.

 

 

Deja de presionarte tanto

Uno de mis retos es que no quiero que los golfistas sientan que tienen que ser perfectos cuando se embarcan en cualquier cambio. Ni mucho menos cuando están en el recorrido.

Tomemos la estrategia, por ejemplo. He escrito muchos artículos sobre cómo evitar los errores mediante la selección inteligente de los objetivos en el campo para ahorrar golpes. La información es sencilla de entender, tanto que la lees una vez y crees que tendrás el juego resuelto…  El problema es la ejecución.

La estrategia es casi más una cuestión de psicología. Cuando te encuentras en una situación de recuperación después de pegar tu golpe de salida en los árboles, tu instinto será jugar agresivamente para compensar el error.

Sin embargo, te he dicho que, si haces un bogey en esa situación, seguirás el ritmo de los jugadores del PGA Tour. La jugada inteligente es volver a poner la bola a salvo y tomar tu medicina.

Incluso si te comprometes a hacer eso durante su próxima vuelta, en ese preciso momento te sentirás atraído a pensar que puede enhebrar su bola a través de los árboles hasta el green. El golf tiene una forma de sacar el jugador interior que todos llevamos dentro.

Si eliges la ruta agresiva y resulta en un desastre, no pasa nada. No tienes que castigarte por ello, porque los errores siempre van a ocurrir.

Pero digamos que empieza a tomar una decisión más inteligente unas cuantas veces durante una vuelta. Es probable que veas algunas pequeñas mejoras en tu puntuación. Tal vez evites un par de triples bogeys y haga bogeys en su lugar.

¡Eso son cuatro golpes! Si te dijeran antes de empezar a jugar que podrías eliminar cuatro golpes, probablemente aceptarías el trato sin pensarlo dos veces.

 

Así es el progreso incremental.

Esto se puede aplicar a cualquier cosa

Tanto si tomas clases y realiza cambios en el swing, como si intenta modificar tu forma de practicar o sólo te comprometes contigo mismo a no perder los nervios durante una vuelta, todo gira en torno a las pequeñas victorias.

Si esperas obtener grandes resultados rápidamente, sólo te estás preparado para el fracaso. Es precisamente la razón por la que la mayoría de los golfistas aficionados se rinden tan rápido. Además, si alguien te promete mucho y demasiado rápido, te advierto que tomes sus palabras con prudencia.

 

Sé paciente y disfruta del camino.

 

.

Progreso gradual, la clave del golf Marc Puig
Marc@SotaPar.com 
@Golfing_marc

.
.

Comparte este artículo en:

Deja un comentario

38  +    =  43