fbpx

Golpes más efectivos con 3 simples ajustes.

La mayoría de las personas aficionadas al golf prefieren recibir un rápido consejo, con un impacto instantáneo en su swing, en lugar de practicar ejercicios una y otra vez. Lamentablemente, para mejorar nuestro golf solo nos vale una cosa… entrenar, entrenar y entrenar.

 

En el post de hoy estableceremos 3 sencillos ajustes, ni siquiera los consideraremos ejercicios ya que tratan de hacernos revertir los malos movimientos y aspectos cruciales de nuestro swing.

 

El objetivo correcto

Alinearse correctamente es un problema para los jugadores que solo salen al campo una o dos veces al mes. Pero tener la alineación correcta eliminará o reducirá cortes y ganchos, y hará que el juego sea más agradable.

Una correcta alineación es fundamental para que nuestra bola se dirija al objetivo, sin embargo, muchos golfistas de fin de semana. (Aquellos que juegan de torneo en torneo, prácticamente en exclusividad, durante el fin de semana, sin entrenar.) Tienden a cuadrarse mal en la bola, traducido en una mala alineación.

 

¿El resultado?

Golpes “buenos” ya que salen en dirección a donde el golfista apunta, pero es considerado un mal golpe ya que la bola no finaliza en el objetivo.

Vamos a comprobar si nuestra alineación al objetivo es correcta y, en caso contrario, veremos donde tendemos a equivocarnos.

Necesitaremos: 2 palos y una bola de golf.

  • Nos colocaremos en stance, en nuestra postura normal apuntando al objetivo.
  • Una vez estemos bien colocados, colocaremos un segundo palo, alineado con la punta de nuestros zapatos.
  • Colocaremos nuestro palo encima de la bola (paralelo al de los pies).
  • Nos retiraremos de la bola para comprobar nuestra alineación.

Utilizando este ajuste, podremos saber si nos estamos colocando bien a la bola. Si los palos no apuntan al objetivo, podremos ver nuestra tendencia, si tendemos a apuntar a la derecha o la izquierda y, tomar medidas en consecuencia.

¿Te cuesta apuntar al objetivo?

Utiliza referencias cercanas a la bola (a unos 20cm) y céntrate exclusivamente en apuntar hacia ese punto, olvídate de la bandera, simplemente cuadrándote en ese punto cercano, conseguirás una correcta alineación.

 

 

Un impacto suave pero sólido.

Si tiende a golpear la pelota con fuerza, coloque una moneda de diez centavos en el tee de práctica y comience con una cuña de lanzamiento.

Si tiendes a pegar “hachazos” a la bola, con movimientos bruscos y faltos de ritmo, seguramente te costará bastante mantener la bola recta, debido al extra de spin que estamos transfiriendo a la bola.

 

Un buen impacto requiere realizar un swing fluido y rítmico.

Para conseguirlo entrenaremos con objetos más pequeños y menos permisivos. Utilizaremos una moneda de 20 céntimos.

  •  La colocaremos plana en el suelo y utilizaremos nuestros wedges. Realizaremos swings “normales” como si estuviéramos cuadrados ante la bola.
  • Si mantenemos un buen ritmo y realizamos el movimiento en el ángulo adecuado, la moneda se elevará en el aire rodando sobre sí misma.
  • Si realizamos un swing forzado o en un ángulo incorrecto, golpearemos en el aire o impactaremos contra el canto de la moneda, a modo de “filazo”.

Nota:

Para coger confianza, podemos realizar este ejercicio de forma progresiva, empezando con pequeños golpes de approach e ir ampliando nuestro swing hasta llegar a golpes enteros.

 

 

Un swing con retraso

La mayoría de los golfistas promedio golpean un gran corte o gancho, generalmente causado por que sus cuerpos se mueven más rápido o más lento que su swing.

Muchos golfistas aficionados tienden a golpear la bola con mucho efecto, generalmente debido a que sus cuerpos se mueven mucho más rápido (o mucho más lento) que su swing.

 

Es imprescindible realizar un swing con el tempo correcto, para cuadrar el movimiento de los brazos y de nuestro cuerpo. Utilizaremos una cuenta regresiva en el backswing para cuadrar los tempos.

 

Nos colocaremos a la bola y realizaremos un swing normal, pero nos detendremos en la parte superior del swing. Una vez nos hemos detenido, con el palo arriba, realizaremos la cuenta regresiva, contaremos 3, 2, 1 e iniciaremos la bajada.

Realizar este ejercicio es muy complicado al principio, pero con un poco de práctica conseguiremos cuadrar todos los movimientos de nuestro cuerpo, que se verán traducidos en golpes más rectos y más largos que antes.

 

 

¿Tienes algún truquillo para ajustar tu swing?

 

📬 Únete a la newsletter de golf más activa.

⛳ Conectamos cada día con nuestros golfistas.
🎁 Guía Rápida para tu Golf ¡de Regalo!
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

70  +    =  72

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!