fbpx

La Bodega de Sada revoluciona el green.

El pasado fin de semana se vivieron grandes momentos en el putting green del Real Club de Golf el Prat.

Esta instalación de entrenamiento para mejorar el juego corto se convirtió por algunos instantes en un auténtico campo de batalla. La verdad es que hubo de todo.

 

Risas, dudas, incredulidad, chistes, piques… y mucho vino.

 

Coincidiendo con una prueba del circuito Catalunya Cup La Bodega de Sada propuso a todos los participantes un doble reto de putt al finalizar el recorrido.

 

Un reto para valientes.

Con premio para cracks del putt.

Todas las personas que se animaron a intentarlo se enfrentaban a dos retos que ponían a prueba sus habilidades. El primero de ellos era EL GOL emulando una portería de fútbol debían traspasar dos botellas de vino a modo de portería.

 

Al igual que dictan las reglas del fútbol, la única condición era que la bola debía traspasar completamente “la línea de gol”.

 

El segundo reto se apoda EL FRANCOTIRADOR, como su nombre indica el objetivo se encuentra lejos, concretamente a 8 metros de distancia.

 

¿Serías capaz de embocar un putt de 8 metros a la primera?

 

Pues este es el nivel de exigencia del reto.

Sustituyendo el hoyo por una botella de la Bodega de Sada, el único requisito era golpear la botella con la bola de tal modo que el “clink” resultante fuera la prueba del éxito.

Retos que, a priori, parecen complicados ¡y realmente lo son!

Pero no lo bastante para estas bestias del putt que se llevaron a casa una botella de vino tinto crianza de la Bodega de Sada.

 

Mejores putts en EL GOL

  1. Xavi Maynou
  2. Andrés Rueda

La Bodega de Sada revoluciona el green.La Bodega de Sada revoluciona el green. 

 

 

 

 

 

 

 

FRANCOTIRADORES del putt

  1. Toni Yuste
  2. Montserrat Puigdemont
  3. Miguel Rodriguez

La Bodega de Sada revoluciona el green. La Bodega de Sada revoluciona el green. La Bodega de Sada revoluciona el green.

 

 

 

 

 

 

Visualiza los mejores momentos en el Reto de Putt

 

 

 

 

Deja un comentario