fbpx

Sobre mi

Soy Marc Puig,

Hace 25 años que empuñé mi primer palo de golf.

Después de largos ratos haciendo swings con palos de plástico, cuando cumplí los 5 años, llegó el momento de la verdad.

Un juego de palos greenway de niño, me iban un poco largos, pero en aquél entonces no lo hubiera reconocido ni de broma, a ver si creen que no me irán bien ¡y me lo quitan!

  • Un palo con una P (más tarde aprendí que era el pitch)
  • Un palo con el número 7
  • Un palo con el número 5
  • Una madera 3
  • Un palo raro, de color azul claro. Sí, el putt.

Mis inicios fueron en el Pitch & Putt, concretamente en el recorrido “del Mora” muy cerca de casa. Tan cerca que, unos años después podía bajar andando los domingos en las tardes de verano.

Era nuestro match semanal, un duelo a muerte contra Kiku por una Coca-Cola de 50 cl. Un jugador senior, de los mejores jugadores del club en aquel entonces, con un respetable handicap 0. Nos acompañaban Tina, una mujer encantadora y Pitu, el tío de Andreu. Dueño del club.

Cuando crecí un poco más, le cogí el gustillo al campo grande. Todo cambió después de un programa de verano en Can Cuyás Golf.

Ese mismo año 2000 entré en su equipo para competir en la Copa Kellogs, un triangular infantil donde nos reuníamos todos los jugadores jóvenes. Muy jóvenes, de todos los clubes de Catalunya. ¡Y hasta ganamos una prueba! La que se jugó en la PGA.

Fue entonces cuando empecé a jugar competiciones oficiales y ya no paré desde alevín a junior. Hasta pasé por un Programa de Alto Rendimiento; Grand Prix, Campeonatos de Catalunya, Puntuables Zonales, Campeonatos de España. Mi mejor resultado fue en el de cadetes, La Peñaza, dónde quedé 4º.

Mi recorrido en el mundo laboral evidentemente tenía que estar ligado al golf. Empecé gracias a mi hermana, vivió unos años en Dinamarca. Gestionaba el pro-shop del Hedeland Golfklub y, mi cuñado, era el director de la escuela.

Yo pasaba largas temporadas veraniegas con ellos. En el club me dejaban entrenar con bolas ilimitadas y disfrute de todas las instalaciones a cambio de recoger las bolas del campo de prácticas. También ayudaba en el taller de palos cambiando grips.

Desde entonces he hecho prácticamente de todo en esta industria. Largos años como redactor y creador de contenidos especializados en golf. He vendido material en Decathlon mientras estudiaba. He sido Marshall, organizado torneos y viajes por 4 continentes.

Hoy en día sigo igual.

Haciendo un poco de todo, pero centrado en la comunicación especializada para golfistas. En éstas dos décadas he vivido historias diversas con todo tipo de golfistas, he jugado con muchos de los profesionales que hoy destacan en el panorama nacional y me han entrenado varios Maestros de Golf.

Todo esto me ha convertido en golfista.

Todo esto me permite comunicarme con golfistas, en su mismo dialecto.

 

 

A veces, no basta con hablar el mismo idioma.

 

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!