fbpx

¿Es el golf un deporte justo?

Últimamente hemos hablado mucho acerca del golf como deporte, sobre sus orígenes inciertos, pese a que está claro que la última evolución del golf “moderno” tal y como lo conocemos hoy en día se produjo en Escocia, pero su invención sigue siendo un auténtico misterio.

Lo que nos atañe en este blog son los entresijos del golf y de los golfistas, día a día intentamos aportar una mirada profunda a este deporte, reflexiones, soluciones, incluso recursos para el golfista aficionado.

 

Hoy reflexionaremos sobre si el golf es un deporte justo.

 

Antes de empezar a hablar de golf, deberíamos dejar claro qué entendemos por justo o justicia.

 

La definición de Justicia es la siguiente:

“Principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde.”

           

Una expresión que solemos usar mucho al jugar a golf, por lo menos yo la he oído en muchísimas ocasiones es que “Lo que el campo te quita el campo te lo da” haciendo referencia, precisamente, a la justicia (o equidad de este deporte).  Mi interpretación de esta frase siempre ha ido enfocada a este concepto de “justicia” ya que, en el campo de golf, no tienes buena o mala suerte, si lo analizas fríamente, al final de la vuelta cada golfista acaba recibiendo lo que le corresponde.

 

Vaya, exactamente las mismas palabras que en la definición de justicia. ¿Será un indicativo? Quizá sí, sigamos desgranando.

 

 

Esta reflexión en torno a la justicia toma peso, al igual que la mayoría de las cosas en golf, cuando la analizamos fríamente. Sin intereses, ni sentimientos ni deseos.

En algún momento de nuestra vida golfística todos hemos sentido que el golf, el campo o lo que sea no se ha portado bien con nosotros, que ha sido injusto, que merecíamos más.

Puede ser por cualquier cosa; un día de muchas corbatas, un bote flagrantemente malo, un rebote inoportuno… Se lo que sea, en ese momento sentimos que la bola debería haber reaccionado diferente, evidentemente, mucho más a nuestro favor.

La cosa se agrava cuando comparamos el comportamiento de nuestra bola con la de nuestro compañero de partido, ya suelen decir que las comparaciones son odiosas, además, ahí es donde más encaja el concepto de “justicia” ya que creemos que todas las bolas deberían reaccionar igual en la misma situación.

De nuevo, algo que todos hemos vivido; la bola de tu compañero de partido bota en antegreen y baja hasta la bandera, la tuya bota en el mismo sitio y sale despedida al otro lado. El putt de tu compañero cae 2 dedos y el tuyo rueda completamente recto. La bola de tu compañero frena en seco, la tuya avanza hasta salirse del green…

 

Y podríamos seguir eternamente.

Ya entiendes lo que te quiero decir, es algo que a todo golfista le ha pasado en algún momento, jugando partidos amistosos o torneos, pero le ha pasado.

 

Pienso que la razón principal por la que entendemos estas situaciones como injustas es que esperamos que las bolas reaccionen siempre igual y, por otro lado, siempre esperamos que nos favorezca.  Aunque la explicación real de esta “justicia divina” la encontramos en la propia física de cada golpe.

 

Comparamos lo que no debemos, hay que analizar la raíz.

Siguiendo con ejemplos que ya hemos usado; cuando la bola de tu compi bota a la derecha de green y baja a bandera, mientras que la tuya bota hacia la derecha y acaba en green.

Claro está que, aunque boten en el mismo lugar, lo que determinará la reacción de la bola no será la zona de aterrizaje. Lo que determinará como se comporte la bola será como la golpeamos y las fuerzas que le apliquemos.

Todos analizamos que ha botado en el mismo lugar, pero ¿Iba con la misma fuerza? ¿Con el mismo efecto? ¿Con la misma altura? ¿Es el mismo modelo de bola? Etc. Me atrevo a apostar que, en la mayoría de casos, la respuesta a estas preguntas será no.

 

No podemos esperar nunca que dos bolas, golpeadas por distintos jugadores se comporten del mismo modo.

 

Desde esta explicación “utilizando la física” vemos que cada bola reacciona como debe, en función de las fuerzas que se le aplican, por lo que cada bola reacciona exactamente como debe (físicamente) dando a cada golfista lo que le corresponde, en función de la precisión de sus golpes.

 

Visto así creo que podemos concluir que, en definitiva, el golf es un deporte justo, donde lo único que importa es cómo juegues cada golpe,  aunque como en la vida, la mala suerte también existe.

 

Cuando era infantil me encontraba jugando un torneo por equipos, la Copa Kellogs, en uno de los hoyos pegué un semi-gancho que botó en calle y rodó hasta fuera de límites. En ese tee le expresé al captián la mala suerte que había tenido, porque la bola no había aguantado dentro del campo.

 

Él me dio una lección que ha inspirado este post:

Mirándome fijamente a los ojos me dijo, Marc, has pegado un mal golpe y la bola ha acabado fuera de límites. Esto no es mala suerte, esto es lo que tocaba.

Mala suerte sería que la hubieras enviado a mitad de la calle, que se quedara dentro de una profunda chuleta y que no se pueda colocar bola. ¡Eso si es mala suerte!

 

¿Cómo se porta el golf contigo?

 

 

📬 Únete y disfruta de tu dosis diária de golf.

⚠ Precaución. Es solo para auténticos golfistas.

🚫 NO SPAM, NO PUBLIS, SOLO GOLF.

Conectamos cada día. No lo aguanta todo el mundo.
🎁  De regalo una guía rápida para tu golf.

 

 

⚡¡Nuevo canal!⚡ Cada día a las 15:27h
Recibe el consejo del día en Telegram.

 

¿Es el golf un deporte justo?

 

Marc Puig

@Golfing_marc

marc@sotapar.com

 

 

 

 

 

           

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

42  +    =  45

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!